Científicos afirman que los partos inducidos podrían ser una de las causas para desarrollar autismo

“No hemos encontrado una conexión de causa y efecto. Una de las cosas que necesitamos ver en primer lugar es por qué se indujeron (los partos)” -afirmó uno de los científicos-;  ciertamente, hay que considerar el entorno para determinar no solo una predisposición genética para adquirir autismo (por partos inducidos) , sino fundamentalmente la influencia de ese ambiente. Aún no se han determinado las causas del autismo y otros desórdenes, pero las hipótesis más destacadas son las relacionadas a factores ambientales y su influencia en nuestro organismo, antes, durante y después del nacimiento. A estas alturas no podemos hablar de una sola causa, sino que todo desorden, síndrome o enfermedad es multicausal y sistémico, por lo que resulta necesario educarnos integralmente para poder llegar a la comprensión y abordaje adecuados.

Un estudio reciente sugiere que el autismo podría estar vinculado a la inducción de parto y aceleración de la labor de alumbraniento. De acuerdo con un análisis publicado por JAMA Pediatrics, la estimulación de las contracciones uterinas antes del inicio de trabajo de parto espontáneo y el aumento de la fuerza, así como la duración o la frecuencia de las contracciones uterinas con inicio espontáneo del trabajo durante el parto, parece estar asociado con una mayor probabilidad de diagnóstico de autismo en la infancia. Este se trata del mayor estudio de su tipo, y fue llevado a cabo por el equipo de Simon Gregory G., del Centro Médico de la Universidad Duke, en Carolina del Norte.

autismo

No obstante, este se trata de un descubrimiento preliminar que debe ser investigado a profundidad, debido a la mayor frecuencia con la que son realizados los partos en la actualidad, dijeron los autores. “No hemos encontrado una conexión de causa y efecto. Una de las cosas que necesitamos ver en primer lugar es por qué se indujeron (los partos)”, dijo Gregory.

Por otra parte, cifras del gobierno de Estados Unidos sugieren que una de cada cinco mujeres en la Unión Americana tiene labor de parto inducida, lo que representa el doble que en la década de los 90. Para la investigación, los científicos realizaron un análisis epidemiológico de 625 mil 042 nacidos vivos, entre los que se incluyó a cinco mil 500 niños con una designación de excepcionalidad documentada para el autismo, utilizando información como actas de nacimiento detalladas y bases de datos de investigación educativa en Carolina del Norte. Mediante el uso de dichos registros, los científicos examinaron si los partos inducidos, los nacimientos prolongados o ambos están asociados con mayores probabilidades de autismo.

Los resultados mostraron que, en comparación con los niños nacidos de madres que no recibieron ni inducción del parto, ni tuvieron una prolongación o aumento, los niños nacidos de madres que fueron inducidas y tuvieron un parto aumentado experimentaron un aumento de las probabilidades de autismo.

La observación fue hecha luego de controlar los factores de confusión potenciales como la situación socioeconómica, la salud materna, eventos relacionados con el embarazo y condiciones y año de nacimiento. De igual manera, las asociaciones observadas entre la inducción del parto y aquellos prolongados fueron particularmente pronunciadas en los niños varones, según los resultados del estudio. “Aunque estos resultados son interesantes, se necesita más investigación para diferenciar entre las posibles explicaciones de la asociación”, agregó Gregory.

De acuerdo con el artículo, estas explicaciones pueden venir por el lado de las condiciones subyacentes de embarazo que requieren la eventual necesidad de inducir/aumentar el parto, así como los eventos de parto asociados con la inducción y el aumento, y los tratamientos específicos y la dosificación utilizada para inducir y/o acelerar el parto. Por otra parte, es posible también que los fármacos que inducen el parto pudieran incrementar el riesgo, o que los problemas que llevan a los médicos a iniciar la labor de parto expliquen los resultados. Finalmente, este estudio no contempla la diabetes en la madre y complicaciones en el feto como factor, dado que esto ya ha sido relacionado previamente con el autismo.

Fuente: Sin Embargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *