La Historia de la Escritura

Hace cinco mil años nació en Sumer, entre los ríos Tigris y Éufrates, una técnica que cambiaría para siempre la historia de la humanidad: la escritura. Para los sumerios, aprender a leer y escribir se convirtió en una parte fundamental de la educación de sus hijos.
Hace cinco mil años, en la fértil Mesopotamia, surgió la escritura, un arte que los sumerios desarrollaron de la mano de sus escribas, quienes aprendían su delicado oficio en las escuelas. La escritura nace de la necesidad fundamental e intrínseca del hombre por comunicarse con sus semejantes y al hacerlo crear una sociedad que irá perfeccionando con el transcurrir del tiempo.
Y no es de extrañar que lo encontremos plasmado, mediante unos extraños signos en forma de cuña, en una pequeña tablilla de arcilla descubierta en las cercanías de los ríos Tigris y Éufrates: fue precisamente allí, en Mesopotamia, donde este revolucionario invento vio la luz, hacia el año 3200 AEC. A diferencia de Egipto, donde la escritura nació ya plenamente desarrollada y con fines religiosos y mágicos, en Sumer estuvo desde el principio íntimamente ligada a los aspectos más mundanos de la sociedad. Las tablillas más antiguas halladas consisten en registros para controlar los ingresos y gastos de los templos de las ciudades: contienen listas de mercancías, animales y personas. La escritura se relaciona, por tanto, con el nuevo modelo de vida urbana que se desarrolló en Mesopotamia a finales del IV milenio AEC. Inicialmente se trató de una escritura pictográfica, es decir, basada en dibujos de distintos objetos y figuras, pero paulatinamente se creó un sistema de signos más estilizados, denominados cuneiformes, hasta la aparición de los primeros sistemas alfabéticos conocidos hacia el siglo XIV AEC. 
El término «cuneiforme» proviene de la forma de cuña, ‘cuneus’ en latín, que presentaba la incisión del cálamo en la tablilla de arcilla. Desde el momento en que, en la antigua Mesopotamia, la escritura se consolidó como medio de contabilidad y de cultura, el oficio de escriba llegó a ser uno de los más respetados y con mayor salida profesional.

Imagen 1.- Fueron los sumerios (4.000 – 1.800 AEC) los que al parecer inventaron la escritura, la cual nace ligada al nacimiento de las ciudades.
El nacimiento de las ciudades y su organización va ligado al nacimiento de las religiones, con una sistematización aceptada por un colectivo. Son religiones politeístas, siendo los sacerdotes los intermediarios ente la divinidad y los hombres. La escritura nació ligada a los templos Zigurat y a los Sacerdotes que los regían y controlaban económicamente. Los que dominaban la escritura y eran dirigidos por los sacerdotes eran los Escribas.
 
Imagen 2.- Tablilla Pictográfica de Uruk. Los primeros registros de escritura son las tablillas de la ciudad de Uruk, realizadas sobre arcilla. Se trata de pictogramas distribuidos en registros realizados mediante un punzón afilado de madera, seas al sol o cocidas. Se escribía de derecha a izquierda y de arriba a abajo. Alrededor del 2.800 AEC aproximadamente,  los escribas cambiaron la posición de los pictogramas y comenzaron a escribir en renglones horizontales de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Se trataba de no emborronar la arcilla al hacerlo de derecha a izquierda. Alrededor del 2.500 AEC aproximadamente, la escritura se hizo más rápida al reemplazar el punzón afilado por un extremo triangular. Este se empujaba en la arcilla en lugar de arrastrarlo sobre ella. Los caracteres se transformaron en una serie de trazos en forma de cuña, evolucionando hacia una escritura de signos abstractos, la cuneiforme.
La escritura cuneiforme alcanzó su máximo nivel cuando desarrolló signos abstractos para la representación de sílabas. De todas formas fue difícil de dominar aun después de que los asirios lo simplificaran a sólo 560 signos.

 
Imagen 3.- Escritura Egipcia, desarrollada de  3100 AEC  – 400 EC. Fue la piedra Rosetta la clave para que se interpretaran los jeroglíficos egipcios en el Siglo XVII EC. El alfabeto egipcio está constituido por  por 750 signos;  su escritura era pictográfica, la cual se desarrolló de signos de palabras, fonogramas determinativos el que propuso tres formas de escritura: jeroglífica, hierática y demótica.
 
Imagen 4.- Escritura China (1765-1122 AEC) los recursos para escribir era calentando caparazones de tortuga con grietas dando el significado de signos, también con estos signos escribieron en bronce, bambú y madera y por ultimo con la aparición del papel utilizaron la tinta y el pincel en el siglo I EC Los símbolos son miles que se denominan caracteres.
 
Imagen 5.-   En Grecia y Roma las tablillas enceradas fueron el principal soporte de escritura, tanto para uso público como privado. Se conservan algunas de ellas que contienen textos literarios, como los griegos de las fábulas de Babrio y poemas de Calímaco en Leyden y Viena, o de diverso tipo como las tablillas latinas de Pompeya, y son múltiples las referencias que pueden encontrarse, tanto en autores griegos, como latinos, sobre el uso y la difusión de las tablillas. Denominadas en griego: pinakis, deltion, pyktion grammateion y en latín:tabulae, tabellae, pugillares, cerae, podían contener cualquier tipo de escrito, desde declaraciones de guerra, poemas, cartas, documentos de negocios privados a ejercicios de escuela
 
Imagen 6.- Al igual que la madera, los huesos de ballena, tortuga y otros animales diversos también aparecen en diferentes civilizaciones como soportes de escritura, aunque mayoritariamente se pinta en ellos, también los hay incisos, con muescas y signos en épocas prehistóricas en Europa, en las runas, o en civilizaciones como la maya y la azteca, en América. También entre los árabes en la Edad Media se usaron los huesos incisos para esgrafiar textos mágicos e, incluso, versos del Corán.
 
Imagen 7.-La aparición de la escritura fue un hecho trascendente para la evolución de la comunicación y cultura humanas.
Aunque existen diferentes tipos de escritura, el alfabeto es, sin duda el de mayor difusión. Pero su historia, dentro del mundo griego, estuvo precedida de otros pasos igual de importantes los griegos perfeccionaron el alfabeto fenicio, añadiendo signos para las vocales (inexistentes en los alfabetos de origen semita) hasta un total de 23 ó 24 caracteres. También lo aplicaron a todas las actividades del ser humano.
En cuanto a la formas de escribir  los griegos en época clásica generalizaron la escritura de izquierda a derecha, a diferencia del fenicio, que, como todas las lenguas semíticas, preferían la escritura de derecha a izquierda, como el árabe actual.
 
Imagen 8.- El ciclo de la escritura latina en Roma. La primera biblioteca pública de Roma se fundó en el año 39 AEC. La lectura y la escritura era habitual entre las urbes romanas, por tanto, no es de extrañar que surgiera un interés por la evolución de la letra, tanto en aspectos culturales como estéticos.
La escritura utilizada era la llamada capital, la que hoy llamaríamos mayúscula. Ésta era diferente según la función del texto que se escribía (correspondencia epistolar, documentación administrativa…) o de la velocidad de su ejecución.
 
Durante el siglo de los grandes de la cultura romana, el siglo III, aparecieron las letras minúsculas. El origen de esta escritura es desconocido a pesar de existen diferentes teorías e investigaciones sobre su nacimiento. Unos apuntan a la estética, al mayor gusto por la letra redondeada que por la rigidez de la letra capital; otros apuntan a la necesidad de una mayor agilidad en la escritura que originó tal simplificación de formas; y otras teoría hacen referencia al cambio de soporte, del rollo al códice y la mayor facilidad de manejo de éste último que obligó también a un cambio postural en los copistas y, como consecuencia, a una modificación en el trazado de las formas escritas.
 
Lo que si nació como consecuencia de la mayor agilidad y economía gráfica de los escritos fue la forma cursiva, más inclinada y más ágil.
 
Imagen 9.- “Dentro de la piedra bruta existe un hombre  libre, esperando ser descubierto”.  “El hombre quizás inventó la escritura por necesidad, sí, pero no se trató de una necesidad económica, sino espiritual, la arraigada y muy humana necesidad de comunicarse. Algo que ya defendiera hace mucho tiempo el prestigioso lingüista Noam Chomsky al afirmar que todos los seres humanos llevan impresa en su mente los rudimentos de una gramática universal que la relación con los adultos tan sólo despierta. ¿Acaso no poseía esos rudimentos el cerebro del hombre de Neandertal y por ello no produjo su cultura ningún tipo de símbolo en las paredes de las cuevas?
 
La respuesta es compleja y aún está en el aire. Es posible que un estudio sistemático del arte parietal del Paleolítico Superior, que está aún lejos de completarse, nos permita alcanzar el consenso. Mientras, la explicación tradicional sigue siendo la más convincente. ¿O no?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *