¿Influye la popularidad con la aceptación o rechazo con las personas?

El entorno en el cual nos desarrollamos nos da los parámetros para nuestro comportamiento.  Como vemos en este artículo, para los niños es importante el grado de popularidad que tengan y esto es el reflejo de lo que la sociedad nos impone.  La necesidad de ser querido, de ser aceptado, los lleva a ser cordiales con sus compañeros de clases.
Podemos preguntarnos por qué un niño encantador cambia con los años. Sin duda alguna el entorno siempre es el causante.  Todos, niños y adultos, deberíamos tomar consciencia que es mejor estudiar, trabajar, convivir en un ambiente libre de tensiones, de agresiones verbales o físicas, que solo logran afectar de manera sensible y negativa la forma de ser de una persona.  Incluso, las personas coléricas y agresivas cambian su comportamiento dentro de un ambiente cálido y amistoso. 
Si bien el cambio de una sociedad fría y egocéntrica no se hará de un día por otro, si todos consideramos ser más empáticos, si le ponemos buena cara al mal tiempo e intentamos comprender y aceptar a los demás, el bullying escolar, familiar y social irá disminuyendo y seguramente algún día acabará desapareciendo

niños

Resulta que el ‘qué dirán’ no sólo afecta a adolescentes y adultos; hasta los niños cambian su comportamiento por estándares sociales.

Un estudio presentado en la Junta Anual de la Asociación Americana de Sociología encontró que la percepción de la popularidad juega un papel importante en el comportamiento de los niños; descubriendo que los que sobre estiman lo populares que son, son los menos agresivos.

Nuestra investigación sugiere que hay ciertos sesgos perceptuales que resultan muy positivos. Cuando un niño dice que tiene más amigos de lo que el resto asegura, tiende a ser un niño menos agresivo”, expresó a Daily Mail la profesora Jennifer Neal, líder del estudio.

Esta correlación demostró ser cierta tanto para agresiones físicas como verbales. El estudio analizó 421 niños de entre 9 y 10 años, a los que se les pidió que identificaran a sus amigos y a los bullies en sus salones de clase.

Los niños que decían tener más amigos no solían ser postulados como bullies por sus compañeros”, explicó Neal a Daily Mail. “Probablemente a estos niños les de miedo perder a sus amigos si tienen una conducta agresiva para con ellos, además de que no tendrían razón alguna por la cual pelear con alguien que consideran su amigo.”

Y la verdad es que no podemos negar que la amabilidad y la amistad trae grandes beneficios a todas las edades, aunque no sean del todo reales esas amistades.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *