Muro

Comentario:

Vamos abriendo nuestra mente y nuestro corazón a todo lo que conforma nuestro mundo, sobre todo a la diversidad de nuestro congéneres. Qué maravilloso poder salir del cemento de los prejuicios, las ideas preconcebidas, el amor propio, la intolerancia, la arrogancia y la obstinación.  Todos estos sentimientos nos aprisionan en muros ideológicos, abstractos…  y concretos también, que cancelan nuestra libertad. Y recordemos que lo más preciado que tenemos es la libertad, ese poder ir y venir, salir de nosotros mismos e ir a descubrir al otro sin grilletes que nos retengan en la oscuridad   

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *