Estudiar, ¿te hace superior?

Profesionales, estudiosos, académicos, personas que lograron alcanzar un título universitario, con mucho esfuerzo y sacrificio, lamentablemente, algunos en ese tránsito olvidan que también son seres humanos.

Estudiar en una universidad y alcanzar un título de nivel superior, es un reto importante y hasta motivo de orgullo a nivel personal y familiar. El esfuerzo de tantos años de dedicación es recompensado con altos salarios, buenas posiciones, cargos importantes y aunque en muchos casos se ocupen funciones de bajo poder adquisitivo, sin embargo benefician a la sociedad en gran medida.  Es decir, una infinidad de cosas, eventos, vivencias quedan plasmados en nuestra mente a la hora de comenzar y culminar los estudios superiores, pero ¿todo ello lo realizamos con la intención correcta?, ¿estudiamos para quién?, o ¿para qué?.

estudiar no te haçe superior

En la actualidad el enfoque que el mundo nos impone como forma de pensamiento, es que el académico y/o universitario está por encima de los demás, es decir, ser profesionista te convierte supuestamente en alguien más importante o merecedor de las mejores cosas. Pero imaginemos por un segundo que  un grupo de personas no calificadas dejaran de ejercer su trabajo, por ejemplo, el personal de aseo de ciudades, edificios, etc. En no más de un mes, estas personas serían las más importantes y hasta podrían llegar a ser las mejor pagadas, con el fin de que limpiaran y asearan nuestras calles y comunidades, de lo contrario viviríamos entre la basura. Entonces, ¿son importantes o no? Desde cualquier punto de vista que observemos la situación, es de vital importancia entender que el estudio no nos hace súper héroes; estudiar nos da la posibilidad de profesionalizarnos en un área y poder trabajar en lo que nos gusta y desarrollar nuestro talento, pero con la intención de poder aplicar lo aprendido en beneficio de nuestro entorno, en donde convivir no sea una competencia, sino más bien un intercambio de enseñanzas y sabidurías, porque en definitiva todos somos aprendices en este mundo.

Hagamos las cosas con voluntad y amor, siempre pensando en nuestros semejantes, cambiando el enfoque actual de “ser profesional para estar sobre los demás”, por  “ser profesional en armonía con los demás”. Cada persona tiene una profesión, una vocación, un talento, un arte en el que destaca. Aprendamos de cada persona que nos rodea, siempre con respeto y amor.

Necesito de Todos, Necesito de Ti

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *