Acroyoga

Acroyoga es una mezcla de tres disciplinas ancestrales, la yoga, la acrobacia y el masaje tailandés , fue fundada en el 2003 en San Francisco, USA, por Jason Nemer y Jenny Klein. Esta experiencia propone llegar al auto-conocimiento a través de dos pilares dar y recibir, en este tipo de yoga se ve a gente que conecta, ríe y confía en el otro y se entrega al momento, es una práctica interpersonal en la cual las personas conviven mas allá de tu tapete, y por tanto de su individualidad, no se puede hacer Acroyoga en soledad. El auto-conocimiento y la confianza en los demás son claves imprescindibles para practicarla ya que nos une y nos hace sentir mejor.

magen 1- En esta práctica hay tres roles principales, el soporte, la base y el volador. El soporte o apoyo es el intérprete entre la base y el volador y da el apoyo para la ejecución de las posturas del volador. La base es el sustento que da la seguridad y confianza con brazos y piernas, y tiene contacto con el suelo. El volador es el que se eleva y realiza la serie de posiciones dinámicas y permite que la gravedad haga el trabajo de la postura.
 
Imagen 2- Experimentar una práctica de acroyoga es multidimensional y multisensorial. Aunque no todas las clases son iguales, usualmente mantienen una estructura.
 
Imagen 3- Ceremonia en círculo 
Representa la aspiración humana a unirnos para cocrear armonía, alegría y comunidad. En el círculo, se aprende a establecer las bases de un contacto respetuoso y abierto. También a abrirse a los demás y a la divinidad que nos une.


 
Imagen 4- Asanas
Practicando las asanas, el cuerpo se prepara física y energéticamente para interactuar en forma armoniosa con otros. Permiten aumentar la fuerza, la flexibilidad y la coordinación de una manera progresiva y segura. Los alumnos aprenden los nombres de las posiciones y entrenan posturas para ser soportes («cuidadores»).

 
Imagen 5- Fluir en pareja
Se trata de una secuencia creativa de estiramientos beneficiosos para ambos, que sirven de plataforma para incorporar autoaceptación y receptividad.
 
Imagen 6- Inversiones con cuidador
El arte de ser soporte significa escuchar con plenitud a fin de servir a los compañeros con todo aquello que necesiten para ser libres. Las posturas invertidas dan vuelta nuestro mundo (no sólo físico) y despiertan al niño interior que todos llevamos dentro. Los practicantes invitan a confiar en los cuidadores y construyen los pilares para abordar habilidades acrobáticas en pareja.

 
Imagen 7- Acrobacia en dúo
Es la expresión más dinámica de esta disciplina y la más conocida. Con la técnica apropiada, muchas hazañas aparentemente imposibles se convierten no sólo en posibles, sino también en divertidas.

 
Imagen 8- Vuelo terapéutico
Es el néctar del acroyoga: sus creadores la llaman «terapia de estiramiento espinal antigravitacional». Utiliza la gravedad y el metta («amabilidad amorosa») para liberar y abrir la espina dorsal del volador mientras se enraíza y energiza la base. Aquí, el volador recibe todos los beneficios de una inversión sin esfuerzo.

 
 
Imagen 9- Masaje tailandés
Es un arte curativo que restablece el equilibrio del cuerpo. Rejuvenece tanto al que da como al que recibe, ya que se enfoca en cultivar y transmitir metta, canalizando el amor del corazón a las manos. Se utilizan estiramientos pasivos del yoga para abrir líneas de energía en el receptor. Después de una sesión de vuelo terapéutico, el volador ofrece toda su gratitud por lo que acaba de recibir de la base en forma de un masaje tailandés.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *