Unicef La inclusión de niños con discapacidad beneficia a la sociedad

Comentario:

Ya lo han dicho muchos, la humanidad es tan solo un inmenso rompecabezas que debemos armar. Todos y cada uno tiene su lugar, y si uno falta la imagen no quedará completa.  Capacitados o discapacitados, todos somos seres humanos y la sociedad, es decir todos y cada uno de nosotros, debemos velar por el bienestar de todos por igual, sin importar razas, credos, diferencias, edad, invalidez.  Es verdad que no todos piensan así, no todos están incluidos aún en esta corriente de pensamiento, pero por lo mismo, nosotros que ya vemos que todos estamos conectados, que somos uno con toda la naturaleza, debemos actuar en consecuencia, actuar como ella, y empezar en nuestra esfera, por pequeña que sea:  empezar a mirar el rostro de todos los que nos rodean y pensar que todos tienen una experiencia que ni siquiera podemos imaginar, mirarlos con empatía, con afecto, sin preguntar ni pedir nada, sencillamente, porque son nuestros hermanos.  Eso es todo lo que tenemos que hacer.  Solo así lograremos todos unidos, incluyendo a los que no piensan así, llegar a un nivel al que está destinado el ser humano. 

Concentrarse en las capacidades y el potencial de los niños y niñas con discapacidad ofrecería beneficios a la sociedad en su conjunto.

“Cuando uno ve la discapacidad antes que el niño, no sólo es malo para el niño, sino que priva a la sociedad de todo lo que ese niño tiene que ofrecer”, indicó el Director Ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. “Su pérdida es una pérdida para la sociedad, su ganancia es una ganancia para la sociedad”

Los niños y niñas con discapacidad y sus comunidades se beneficiarían si la sociedad se centra en lo que los niños pueden lograr en lugar de lo que no pueden hacer, según dice el Estado Mundial de la Infancia, el informe anual que publica UNICEF.

Concentrarse en las capacidades y el potencial de los niños y niñas con discapacidad ofrecería beneficios a la sociedad en su conjunto.
“Cuando uno ve la discapacidad antes que el niño, no sólo es malo para el niño, sino que priva a la sociedad de todo lo que ese niño tiene que ofrecer”, indicó el Director Ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. “Su pérdida es una pérdida para la sociedad, su ganancia es una ganancia para la sociedad”.

igualdad
El informe expone cómo las sociedades pueden incluir a los niños y niñas con discapacidad, porque cuando ellos desempeñan una función en la sociedad, todos se benefician. Por ejemplo, la educación inclusiva amplía los horizontes de todos los niños y niñas incluso cuando su objetivo principal sea ofrecer una oportunidad a los niños con discapacidad para lograr sus ambiciones.
Aumentar las actividades para apoyar la integración de los niños con discapacidad ayudaría a hacer frente a la discriminación, que les empuja aún más hacia los márgenes de la sociedad.


Para muchos niños y niñas con discapacidad, la exclusión comienza en los primeros días de sus vidas, cuando se registra su nacimiento. A falta de un reconocimiento oficial, se encuentran aislados de los servicios sociales y las protecciones jurídicas que son cruciales para su supervivencia y sus perspectivas. Su marginación aumenta aún más con la discriminación.

El Estado Mundial de la Infancia de 2013: Niñas y niños con discapacidad dice que estos niños tienen menos probabilidades de recibir atención médica o de ir a la escuela. Se encuentran entre los más vulnerables a la violencia, el abuso, la explotación y el abandono, sobre todo si se les oculta o se les ingresa en instituciones, algo que ocurre con frecuencia debido al estigma social y el costo económico que supone su crianza.
El resultado combinado es que los niños y niñas con discapacidad se encuentran entre las personas más marginadas del mundo. Los niños que viven en la pobreza son quienes menos posibilidades tienen de asistir a la escuela o a una clínica local, pero para los que viven en la pobreza y además tienen una discapacidad esta posibilidad es aún menos probable.

El género es un factor clave, ya que las niñas con discapacidad tienen menos probabilidades que los niños de recibir alimentos y atención.
“La discriminación por motivos de discapacidad es una forma de opresión”, dice el informe, señalando que múltiples carencias conducen a una mayor exclusión para muchos niños y niñas con discapacidad.
Hay pocos datos precisos sobre el número de niños con discapacidad, qué discapacidades tienen y la forma en que las discapacidades afectan sus vidas. Como resultado, pocos gobiernos disponen de una orientación fiable para la asignación de recursos a fin de apoyar y ayudar a los niños con discapacidad y sus familias, sostiene el informe.

Fuente: HFNoticias

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *