El bosón de Higgs, clave para entender nuestra existencia

La ciencia no suele levantar pasiones pero el gran acelerador de partículas del CERN (en Ginebra, Suiza) ha estado en el punto de mira de todo el mundo y probablemente por primera vez ha hecho que una partícula tuviera fama internacional. El año pasado los científicos anunciaron el descubrimiento del revolucionario bosón de Higgs, aunque solamente era un paso importante dentro una larga investigación. Para hablar de lo que está pasando en el CERN nos acompaña en esta edición de I Talk Fabiola Gianotti, una de las científicas más destacadas de este centro europeo para la investigación nuclear.

“El bosón de Higgs es una partícula muy especial porque nos permite entender cómo otras partículas elementales como el electrón, que todos conocemos porque forma parte de nuestra vida cotidiana, obtiene su masa. Parece que es una pregunta bastante abstracta, que no es relevante para nuestro día a día pero lo cierto es que no es así. Porque si las partículas elementales, entre las cuales están los electrones y los quarks, que son los componentes básicos de los átomos, no tuvieran masa, el mundo y el universo no serían como son. El universo incluso podría no haber existido o quizá sí pero de otra forma”, dice Gianotti.

particula_de_dios

También se ha llamado al bosón “la partícula de Dios”, aunque no es la definición que más les gusta a los científicos. “Está claro que es una partícula fundamental. Es clave para entender nuestra propia existencia, la evolución del universo y, quizá, su futuro”, asegura la científica.

El Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) ha parado su funcionamiento durante dos años y reanudará sus trabajos en 2015. Fabiola Gianotti espera que a partir de esa fecha se consigan hacer otros descubrimientos muy revolucionarios y mediciones importantes.

Comentario:

Es muy interesante destacar lo que otros científicos han dicho con respecto a la materia. La gran variedad de partículas elementales que existen en el nivel subatómico y su interrelación es lo que permite que nuestro universo y nosotros tengamos la forma que tenemos.  Es necesario pensarlo: cada partícula es diferente a la otra y tiene sus propiedades especiales… pero al trabajar UNIDAS, desempeñar su tarea en colaboración, crean absolutamente todo lo que existe. La unidad y la interrelación unas con las otras es la clave: la unidad de todo ser. Es como si todas estas partículas supieran las reglas que tienen que seguir, como si todo fuera una gran psique. 

De allí lo que nosotros venimos diciendo todo el tiempo, nuestra sociedad tiene que actuar igual que la naturaleza, con esta misma unidad, estas propiedades son lo que le dan la cohesión para continuar adelante.  Un solo pensamiento, la colaboración, la unidad, saber que todos somos diferentes, pero que así es justamente como debe ser, ser diferentes pero que cada quien tiene su papel que desempeñar, en unidad, pensando en el bien de los demás, sintiéndonos responsables del bienestar de todos.

No se necesita de gran cosa, solo aceptar a todos como son y hacer con dedicación y cariño, nuestro trabajo de padres, hijos, amigos, empleados, patrones, maestros, inversionistas, banqueros…  siempre pensando en el beneficio de los demás.

Fuente: Euronews

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *