Sabiduría de la fauna marina

Los mares son el habitat de infinidad de especies marinas, existen muchas que viven en grupos  o sociedad, los hay de todos los tamaños desde cardúmenes de peces pequeños, medianos como los salmones, hasta cetáceos como delfines y ballenas.  Una de las principales cualidades de estas especies marinas es la unidad y la solidaridad entre todos sus congéneres que viven en un equilibrio natural.   El hombre debe respetar y mantener ese  equilibrio ecológico evitando contaminar y alterar este hermoso ecosistema  que es necesario para la supervivencia  de todas las especies. De esta fauna marina con características sociales, podemos aprender los seres humanos a vivir en unidad y armonía, ocupándonos por el bienestar de los demás y no solo del beneficio propio.
En esta ocasión los invitamos a hacer un breve recorrido de imágenes de una de las especies marinas más hermosas e inteligentes:  Los delfines.


magen 1.  Los delfines y su afinidad con los seres humanos. Los delfines tienen una extraña afinidad con los seres humanos,  Con frecuencia se les ve acercándose a las embarcaciones y realizando todo tipo de saltos y piruetas.  Incluso hay relatos de delfines ayudando a los marineros que se salen por la borda, o a nadadores y personas que practican el surf  y sufren alguna herida.
Muchos estudios científicos nos enseñan que los delfines tienen capacidades intelectuales excepcionales de raciocinio y  creatividad así como de aprendizaje.  Además disponen de una auténtica conciencia de si mismo y de sus congéneres.
El universo mental de los delfines es distinto del nuestro, ya que es esencialmente más acústico que visual.  Sin embargo los delfines también viven en sociedades organizadas y comparten con nosotros  cualidades como la curiosidad, la solidaridad, el idioma, la creatividad,etc.
 
Imagen 2.  Tipos de delfines   
Los delfines pertenecen al grupo de los mamíferos llamados Cetáceos que abarcan también a todas las ballenas. Hay  delfines de diferentes colores que van desde el negro blanco,  gris, hasta el azul. Algunos tipos de delfines son:   delfín austral o de Peale., delfín común costero, pelágico, delfín gris o de Risso, delfín listado o azul, delfín oscuro o Dusky, delfín mular, tursión o nariz de botella, delfín moteado, delfín chileno o tonina negra, de vientre blanco, delfín de flancos blancos del pacífico, delfín de Commerson o tónina overa, delfín de diente áspero, delfín liso del sur, orcas, etc.
 
Imagen 3.  Vida familiar del delfín
Desde su nacimiento, el pequeño delfín se encuentra ya integrado en un grupo en el que se encuentra su madre, dispuesta a abastecerle de leche durante un año entero, a pesar de que al mismo tiempo lo enseñe a buscar alimento por sí mismo, a dar alcance a los plateados peces de altura, y a veloces calamares.  Si la madre se aleja los demás delfines de la manada están dispuestos a salvaguardarlo.
Siempre podemos aprender de estos extraordinarios delfines. ¿Qué tanto los humanos estamos dispuestos a salvaguardar siempre a nuestros niños, sean o no nuestros hijos o del resto de nuestros semejantes?
 
Imagen 4.  Sociedad de los delfines
Los delfines viven en grupos referidos como manadas. Las manadas son unidades sociales congruentes a largo plazo que varían en tamaño y estructura aunque su composición esta en gran parte basada en edad, sexo y condición reproductiva.
Los investigadores estudiaron, durante cinco años, los movimientos de varios grupos de delfines australianos y llegaron a la conclusión de que estos animales no defienden un territorio concreto, sino que se estructuran en sociedades abiertas en las que se dan lugar toda una serie de intrigas y “pactos” entre sus miembros.
Por otra parte la cantidad de miembros de un grupo es muy variable como es el caso del delfín oscuro o Dusky  que es un asiduo visitante de la Patagonia Argentina. Normalmente se ve a estos hermosos animales en grupos de 5 a 25 individuos, en ocasiones se los puede divisar en grupos más grandes de hasta 100 individuos. En la provincia de Chubut hay registros de manadas de 300 individuos navegando juntos. Cuando uno de ellos realiza un salto fuera del agua parece contagiar a los demás que comienzan a saltar también.

 
Imagen 5.  Los sentidos de los delfines
Los sentidos de los delfines están altamente desarrollados, con oído agudo, vista y sentido del tacto. Como todas las ballenas dentadas los delfines tienen un sentido del olfato limitado. Poco se sabe sobre el sentido del gusto del delfín, aunque tienen brotes del gusto y muestran fuertes preferencias por ciertos tipos de peces de alimentos. 
El sonido de los delfines lo producen chasquidos direccionales en series. Cada chasquido dura mucho menos que un segundo. Las series de chasquidos pasan a través del melón (la parte redondeada de la región de la frente del delfín), la cual esta hecha en su mayor parte de tejido graso. El melón actúa como unos lentes acústicos para enfocar estas ondas de sonidos en una trasmisión, la cual se proyecta hacia el frente en el agua y frente al animal. La onda de sonido viaja en el agua a una velocidad de aproximadamente una milla por segundo que es 4.5 veces mas rápido que el sonido viajando por el aire. Estas ondas de sonidos rebotan en los objetos en el agua y regresan al delfín en forma de un eco.
 
Imagen 6.   Lenguaje de los delfines
Al igual que todos los animales que hacen vida en grupo, también los delfines poseen un lenguaje propio, elaborado mediante silbidos, gritos, chasquidos y rugidos que solamente ellos saben descifrar y que les permite comunicarse y dialogar bajo la superficie en la apariencia tranquila del mar.
 
 
Imagen 7.    Habilidades artísticas
Los delfines son sociables, juguetones y de buen humor, pero son también unos acróbatas del aire al momento de saltar.
 
Imagen 8.   Inteligencia de los delfines
Los delfines utilizan también su inteligencia para salir de los peligros a los que están expuestos en los océanos.
Algunas veces los acercamientos de los delfines a las embarcaciones les resulta costoso  a estos amistosos cetáceos ya que suelen ser víctimas de las redes de los barcos pesqueros. Según los estudios realizados por la bióloga marina Karen Pryor de Hawai estos acercamientos han cambiado en los últimos años. En un principio parece ser que los delfines pueden distinguir entre los barcos de pesca y los de investigación científica incluso cuando estos últimos sean pesqueros reformados ante los que se comportan con total libertad. Pero tan pronto se acerca a la zona un buque de pesca toman todas las precauciones, es decir: evitan los saltos fuera del agua y el vapor de sus respiraciones sobresale menos sobre la superficie del agua. Esto no significa que no se acerquen a los barcos de pesca. Lo hacen pero siempre por la banda de estribor (derecha) y evitan situarse a babor (izquierda). Parece ser que se dieron cuenta de que las redes son recogidas por las poleas que están a babor del buque, mientras que del otro lado no se exponen a ningún riesgo. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *