Orquestas sinfónicas infantiles y juveniles

La música es un arte humano universal.  Las orquestas sinfónicas y filarmónicas desde sus inicios han tenido un lugar especial en este ámbito y un carácter social en sí mismas.

Una orquesta en términos generales es una compañía de músicos, que con un director, tocan instrumentos de cuerda, viento y percusión. En una orquesta la parte principal del sonido es producido por los instrumentos de cuerda. Pero una orquesta es más que esto, en una orquesta todos y cada uno de sus miembros tienen una gran responsabilidad por el grupo y son parte de todos los procesos.  Para que todo vaya bien tiene que ser interés de todos y no solo del director de orquesta.

En las últimas décadas han surgido las orquestas sinfónicas de niños y jóvenes en diversas partes del mundo  y se han destacado por su gran trabajo en equipo, la unidad, solidaridad y lo que juntos pueden lograr. Cuando nos referimos al trabajo en equipo nos referimos no solo al trabajo de los integrantes de la orquesta sino también a los esfuerzos de quienes integran estas instituciones y  sistemas educativo-culturales ya sean gubernamentales,  privados o civiles. Los padres de familia de estos niños y jóvenes, sus maestros, su director de orquesta, y una función muy loable del esfuerzo que realizan muchas fundaciones como otorgar becas a niños y jóvenes de escasos recursos económicos.

Cuando se unen voluntades, esfuerzos, recursos, talentos, valores, camaradería…nos hacen vibrar con hermosas melodías que salen de sus corazones y nos enseñan que todos estamos interconectados, que somos interdependientes unos de otros y sólo juntos como uno sólo, como un gran equipo, como una gran familia podemos vivir en un mundo mejor y entonar las más bellas melodías.

Imagen 1.- En la ciudad de Buenos Aires, Argentina existe el Proyecto Orquestas Infantiles y Juveniles que  tiene como objetivo promover y acercar bienes culturales en sectores sociales tradicionalmente alejados de esa posibilidad y asimismo, alentar la participación de los niños y jóvenes no sólo en términos de formación musical sino que también como una instancia de aprendizaje individual y colectiva. Se busca estimular la cultura musical en el seno de estas comunidades, la formación en la expresión y en la ejecución colectiva a niños instrumentistas.

Imagen 2.- A través de las orquestas los niños, niñas y jóvenes encuentran un espacio de reconocimiento social que les ofrece la oportunidad y los medios alternativos para apropiarse de valores y hábitos solidarios de convivencia que ayudan a facilitar su aprendizaje y su inserción social de manera más armoniosa.

Imagen 3.- Sinfónica Juvenil de Caracas SJC

Forma parte de la enorme red del  Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, la Sinfónica Juvenil de Caracas (SJC) se ha erigido como uno de los más importantes logros académico-orquestales de El Sistema. Integrada por 180 músicos entre 14 y 25 años de edad, la agrupación posee un sólido nivel musical tutelado con esmero por el maestro José Antonio Abreu, por sus primeros directores, Ulyses Ascanio y Gustavo Dudamel, así como por su actual director musical, Dietrich Paredes.

Durante más de una década, los músicos de la SJC han realizado un intenso trabajo de formación individual y colectiva.  La SJC ha cumplido una agenda de conciertos en los más importantes escenarios de Venezuela, Latinoamérica, Europa y  Asia.

Imagen 4.- Orquesta infantil y juvenil de México

La Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de México –OSIM– es la agrupación musical más grande del país, integrada por 160 niños y jóvenes desde los 8 años y hasta los 17 años de edad, provenientes de los 32 estados de la República Mexicana.

La OSIM– depende del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM), una institución del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes encargada de impulsar el arte de la música en todos los sectores de la población.

Imagen 5.- La Orquesta Juvenil del SODRE junto a Bruno Gelber. 

Es  la principal Orquesta Sinfónica Juvenil de Uruguay.  Tiene su origen en 2011, fruto de la alianza entre el SODRE y la Fundación Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles del Uruguay (FSOIJU).   La Fundación forma parte de una red internacional integrada por más de 30 países, dedicada a implementar programas de educación musical enfocados mayoritariamente en la inserción social de niños y adolescentes con bajos recursos. En Uruguay cuenta con nueve centros de formación ubicados en diferentes barrios de Montevideo y en las ciudades de Florida y Minas, donde se ofrece a niños y jóvenes la posibilidad de aprender a tocar un instrumento y practicar participando en una orquesta.

Imagen 6.- La Orquesta juvenil de Chile

Con apoyo del Ministerio de Educación, Fernando Rosas inicio en 1992 en Santiago un programa de Orquestas que otorgo recursos para capacitar a profesores y directores de orquestas de diversas zonas del país y para crear la Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil.

El programa de la fundación de orquestas infantiles y juveniles de Chile, favorece a niños y jóvenes de escasos recursos que conforman orquestas y a jóvenes músicos de nivel superior. Anualmente se realiza un concurso que entrega 1300 becas a niños.

Imagen 7.- Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca Nacional.

Está conformada aproximadamente por 373 niñas y niños mexicanos de entre 5 y 17 años, primordialmente de bajos recursos.

Esta orquesta es un ejemplo de los que se logra cuando se unen las voluntades de empresas privadas y fundaciones así como del gobierno, maestros de música, directores, niños,  jóvenes, padres de familia y la sociedad en general.

Imagen 8.- Los más de 300 niños y jóvenes de la Orquesta Esperanza Azteca, 6 meses antes de su  concierto no se conocían, y en tan solo 120 días de ensayos crearon un asombroso trabajo en equipo.  Estos niños se han unido y juntos están interpretando hermosas piezas musicales como el Huapango de Moncayo, considerado un clásico de la música folclórica mexicana.  Aquí les dejamos una probadita, disfrútenlo. Ver Vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=V-MJWlpZmJU

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *