Los miembros del G8 nutren con sus prioridades la agenda de la cumbre

La cumbre del G8 que empieza este lunes va a tener un tema dominante: la guerra en Siria. Rusia llega enrocada en su defensa del régimen de al Asad y dispuesta a seguir proporcionandole ayuda en plena recuperación de terreno de Damasco.

Alemania seguramente tratará de influir con su visión menos intervencionista en el conflicto, aunque su presencia introducirá con fuerza la agenda las medidas contra la crisis económica.

Para la Unión Europea, que levantó el embargo de vender armas a los rebeldes hace unas semanas, dirimir la lucha entre la austeridad y el estímulo que se vive en el Viejo Continente será el principal asunto.

Y alguna recomendación podría llegar desde Tokio. Shinzo Abe, artífice del inicio de la recuperación japonesa tras años de estancamiento, tiene en la llamada ‘Abeconomics’ su tarjeta de presentación.

Los paraísos fiscales y los resultados electorales en Irán, dicen algunas fuentes, podrían ser también debatidos por las economías más poderosas del mundo reunidas en el idílico paraje norirlandés de Lough Erne.

“Los líderes del G8 tienen proyectos muy ambiciosos. Pero el mundo es muy diferente a cuando se creó este club”, asegura nuestro enviado especial. “¿Pueden los ocho líderes matener los acuerdos a los que lleguen cuando hay potencias emergentes como China e India que no están sentados en la mesa?”.

Comentario:

El mundo hoy nos ofrece un escenario muy complejo que no puede analizarse con métodos que no son compatibles con la realidad presente. Los líderes del G-8 parecen no escuchar el lenguaje de los sucesos mundiales que son como una bomba de tiempo y pueden estallar en cualquier momento.  Para evitar una “explosión global” que confronte a los países del mundo y a las personas entre sí, hace falta cambiar el enfoque individual por uno de visión integral que contemple que todos estamos en el mismo barco y si la bomba explota, todos nos hundiremos.

Fuente: Euronews

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *