Las delicias y la sabiduría

 

Comentario:

La sabiduría correcta no es solamente aquella que se puede conseguir estudiando, meditando, ponderando, sino que esta debe quedar plasmada, integrada dentro de la raíz misma del ser, para proporcionar la paz, que es la garantía. Es tan compleja y tan profunda, con tantos matices, como lo que intenta decirnos lo siguiente.

Un hombre residía en las montañas y no conocía las costumbres de la ciudad. Sembraba trigo y lo comía tal como lo cosechaba. Un buen día fue a la ciudad y le ofrecieron un pan. El hombre dijo, “¿Qué es esto?” Le dijeron, “Es pan para comer”. Él lo comió y lo encontró delicioso. Preguntó, “¿Con qué lo han preparado?”  “Con trigo” le respondieron. Después le sirvieron unas galletas preparadas con manteca y azúcar. Las probó y preguntó, “¿Con qué las prepararon?” “Con trigo”, le contestaron. Luego le ofrecieron un pastel exquisito amasado con mantequilla, miel y frutos secos. Una vez más preguntó, “¿Con qué lo han preparado?” Le respondieron, “Con trigo”. Él pensó, “Yo también poseo todo esto ya que como la esencia que es el trigo”. Debido a este punto de vista, no aprendió como preparar todas estas delicias y no conoció las delicadezas del mundo que se perdieron para él.

Así sucede con aquel que posee toda la sabiduría y no conoce todas las delicias y refinamientos que pueden derivarse de esta generalidad. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *