Los niños miran, los niños copian

Comentario:

Si pudiéramos dimensionar la forma en que influenciamos a nuestros hijos y a todo pequeño que  tenemos posibilidad de contactar…

Ellos están al pendiente inconscientemente de todo lo que hacemos, decimos  y proyectamos con ello, en tal grado que involucran una gran cantidad de energía en  entenderlo y apropiarlo.

Esto podemos comprobarlo simplemente observando con detenimiento los hijos y los padres de cualquier familia. Vemos en los hijos  a los propios padres. Actitudes, estilos, gestos, vestimentas, modos de expresión, y todo ello más allá del parecido físico.

Esto implica por ende dos cosas:

1-       Que debemos tratar por cualquier medio de proporcionar los mejores ejemplos de comportamiento, lenguaje, respeto y cordialidad con los semejantes.

2-      Que es necesario formar un ambiente de empatía donde desarrollar este espacio de crecimiento conjunto.

Si coordinamos nuestros esfuerzos en darles este panorama de existencia, lo incorporarán. Estaremos viendo juntos el inicio de una sociedad diferente, con patrones firmes de solidaridad y amor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *