Las tragedias nos afectan a todos

Un tornado de categoría EF4, la segunda más fuerte en la escala Fujita, tocó tierra y arrasó todo lo que estaba a su paso ayer en el suburbio de Moore, situado al sur de Oklahoma City, capital del Estado del mismo nombre y situada en el centro de EE UU. Descrito como “gigantesco y mortífero” por el Centro de Predicción de Tormentas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), el tornado, con un diámetro de tres kilómetros y que iba a una velocidad de más de 300 kilómetros por hora, dejó al menos 24 muertos (20 en Moore y cuatro en Oklahoma City), entre ellos nueve niños, más de 200 heridos y un número indeterminado de desaparecidos. Cientos de casas, edificios e infraestructuras, incluyendo un hospital y dos escuelas, fueron destruidas por la tormenta devastadora. El riesgo de tornados se mantuvo en la región durante toda la jornada de ayer, según el NOAA.

“Todavía no sabemos la cifra exacta de fallecidos ya que algunos cuerpos han sido enviados al anatómico forense y otros a funerarias privadas. Pero ha sido una tragedia porque entre los muertos hay niños. Además, hay 237 heridos”, aseguró en rueda de prensa la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin. “La zona azotada por el tornado está arrasada. Es muy duro ver el destrozo generalizado que ha provocado. Es una tragedia”, agregó Fallin, quien tuvo la oportunidad de ver la región desde el aire.


Keli Pirtle, portavoz del Servicio Meteorológico Nacional en Norman (Oklahoma), explicó que el tornado tocó tierra el lunes a las 14.56, hora local, justo 16 minutos después de saltar la primera alerta, y que se desplazó 32 kilómetros devastando todo a su paso. “Estuvo tocando tierra durante 40 minutos”, añadió Pirtle. “Tocó tierra en New Castle y se trasladó hacia Moore, un suburbio con una población de 55.000 habitantes”, concluyó.

Comentario:

Observamos esta catástrofe que afecta a muchos de nuestros amigos de Norteamérica. Por desgracia no podemos predecir muchos de los fenómenos naturales, y tampoco podemos hacerles frente evitando pérdidas tan cuantiosas tanto materiales como humanas. Sería necesario que utilizáramos los recursos, tales como, ciencia, tecnología, ingeniería, etc., con este objetivo, y no para producir armas, fomentando el odio y el rencor entre los pueblos del mundo. El tornado fue en Oklahoma, pero todas esas personas son nuestros hermanos, vivimos en el mismo sistema. La fraternidad entre nosotros es un sentimiento que debemos generalizar. Éste nos señalará las acciones que debemos hacer unidos para equilibrar el cambio climático y crear una sociedad más sensible e incluyente.

El presidente Barack Obama describió el tornado como uno de los más destructivos que han azotado el país. “Docenas de vidas se han perdido, entre ellas, las de niños. Nuestros pensamientos y oraciones están con ellos. Quiero expresar mi gratitud a todos los que han ayudado a rescatar a personas a pesar de la oscuridad de la noche”. El presidente añadió: “Como nación ahora nos corresponde preocuparnos de los supervivientes y de la recuperación”. Obama también aseguró a la gobernadora de Oklahoma que dispondrá de todos los recursos necesarios para afrontar la recuperación. “Todavía no conocemos las pérdidas humanas y económicas que ha causado el tornado”, reiteró el mandatario, que alertó de que la semana que viene comienza la temporada de huracanes.

Algunos de los más de 200 heridos se encontraban ayer en condición crítica, según explicó Amy Elliot, portavoz de la oficina de medicina legal del Estado. Las primeras estimaciones hicieron temer por que el número de muertos alcanzara el centenar. La propia Elliot, en la madrugada del lunes, habló de 51 fallecidos, incluidos 20 niños, y advirtió que su agencia esperaba al menos otras 40 víctimas. Finalmente, ayer confirmó 24.

Los equipos de rescate, dotados de cámaras térmicas y perros ya que la búsqueda se mantuvo durante toda la noche, estuvieron luchando todo el día de ayer para abrirse camino entre los escombros que obstruían muchas calles, el tendido eléctrico caído, los coches volcados y las vigas de acero que antes sostenían casas y edificios de oficinas. Sus esfuerzos dieron fruto y llegaron a rescatar más de un centenar de personas. La Cruz Roja abrió varios albergues en la ciudad.

La inusual ferocidad de la tormenta —en menos del 1% de los tornados los vientos alcanzan esta velocidad— destrozó kilómetros de zonas residenciales. Calle tras calle, Moore se quedó en ruinas. El centro médico fue evacuado tras sufrir graves daños, y todos los pacientes fueron trasladados a otros hospitales.

La escuela infantil Plaza Tower, donde se refugiaban entre 20 y 30 niños, fue completamente arrasada, lo que provocó la muerte a siete de ellos. El tornado arrancó el techo y las paredes del centro escolar y convirtió el patio de recreo en una masa de plástico y metal. Según las autoridades, muchos alumnos intentaron ocultarse en los baños ante la llegada del tornado. En la escuela de Briarwood, la fuerza del viento arrojó los coches contra la fachada y arrancó de cuajo el techo, aunque no se registraron víctimas mortales. “En mis 18 años cubriendo tornados no he visto nada igual en esta ciudad. Este, sin ninguna duda, es el más horrible”, afirmó Lance West, reportero de la cadena de televisión local KFOR.

El desastre se produjo poco después de que durante el pasado fin de semana más de 12 tornados sacudieran los Estados de Iowa, Kansas, Illinois y Oklahoma, que causaron dos muertos y una treintena de heridos. La intensidad del fenómeno llevó al Servicio Meteorológico a emitir una alerta inusualmente directa a todo el centro de EE UU, que se extiende por 14 Estados. Las fuertes tormentas podrían seguir afectando en los próximos días a cerca de 10 millones de personas en esa zona del país.

Fuente: El Pais

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *