Dando ejemplo

Comentario:

Cuando queremos aprender algo, con frecuencia recurrimos a los ejemplos. Así es como los niños aprenden, imitando a sus mayores; de esta forma si alguien desea aprender algo nuevo, es necesario recurrir a alguien que nos guíe y nos muestre con ejemplos lo que deseamos aprender. 

Como adultos dependerá de nosotros elegir un grupo o entorno, cuyo ejemplo deseamos seguir, dado que convencionalmente imitamos las formas que nos satisfacen y en contadas ocasiones decidimos imitar actitudes que beneficien a los demás, porque nuestra deseo natural es buscar nuestro propio interés. 

Si nos unimos a un grupo que trabaja en equipo, por ejemplo, orientado a descubrir un pozo de agua, definitivamente descubriremos la satisfacción personal multiplicada por la de todos los integrantes activos de ese grupo, porque dispondremos de agua para beber. Si replicamos estas actitudes en cualquier ambiente con la intención de beneficiar a otros, por supuesto que nos redituará más esta actitud que la de solo satisfacernos a nosotros mismos. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *