En Italia en promedio una persona se suicida al día debido a la crisis económica

Tres personas de una misma familia se suicidaron hoy en Italia por motivos económicos derivados de la crisis, informaron medios locales. Romeo Dionisi, de 62 años, y su esposa, Annamaría Sopranzi, de 68, se colgaron en su apartamento en la ciudad de Civitanova Marche, en el centro del país, y poco después el hermano de la mujer, Giovanni, de 70 años, se lanzó al mar en el que murió ahogado. Según la policía, el motivo del suicidio fue la crisis económica, ya que Dionisi formaba parte de los llamados «exodados», personas que adelantaron su jubilación, pero que se quedaron sin pensión y sin trabajo debido a la reforma laboral del gobierno de Mario Monti.

Versiones de prensa indicaron que la pareja dejó una nota en la que explicó su decisión de quitarse la vida, pues no lograba subsistir con la pensión mínima de Annamaría, de entre 500 y 600 euros al mes (entre 380 y 460 dólares). Tras enterarse del doble suicidio, el hermano de Annamaría, quien se supone también enfrentaba problemas económicos, se lanzó al mar. El cuerpo del hombre fue recuperado por efectivos de la capitanería del puerto, pero resultaron inútiles los intentos para reanimarlo.

Según un reporte del centro de investigaciones Eures, en promedio en Italia una persona se suicida al día debido a la crisis económica. Titulado «El suicidio en Italia en tiempos de la crisis», el informe mostró que los suicidios se incrementaron en este país a partir de 2008, cuando estalló la crisis económica global.Resaltó que en 2010 hubo 362 suicidios de desempleados, frente a los 270 que se registraron entre 2006 y 2008.

Explicó que la falta de empleo y de perspectivas económicas se han convertido en las principales razones de los suicidios en esta nación europea y que las víctimas son sobre todo desempleados y los llamados «exodados».

Comentario:

Los problemas económicos ciertamente nos llevan a estados de depresión que de no contar con un apoyo de dirección, culminan mostrando como única solución escapar por la puerta falsa del suicidio, tal como esta familia italiana.

Esto es grave porque  es una condición que se esta generalizando en todo el mundo.  Si analizamos bien el origen de la  crisis, nos daremos cuenta que como humanidad estamos en un estado crítico, porque hemos perdido el sentido de consideración hacia los demás en todos los niveles.

A simple vista  no hay salvación. Pero si lo vemos desde la perspectiva de que el mundo finalmente se bajará de su “desarrollo” que percibimos como punto culminante, tal como un callejón sin salida, estaremos en posibilidad de dirigirnos, no hacia el desarrollo financiero, sino hacia una sociedad humanizada, unificada e integral, entonces resulta que no estamos en crisis, sino en un punto de quiebre entre la caída y el gran ascenso hacia un futuro brillante. No será en la competición, la destrucción mutua, y las victorias a cualquier costo y para nuestro propio detrimento, sino en un flujo de vida armónico, seguro, pacífico. 

Invariablemente nos haremos acompañar no por una reforma, sino por un nuevo modelo formativo integral idóneo para calmar y organizar nuestras vidas, capaz de explicar a las personas la causa y el significado de lo que está pasando y cómo actuar en consecuencia.    Tendremos que cambiar nuestra actitud separatista y ventajosa para beneficio propio, por el cuidado mutuo, con nuestros semejantes y la naturaleza.

…En realidad no hay mal, que por bien no venga.

Fuente: MVS

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *