Reforma educativa

Uno de los puntos más sensibles que toca la reforma educativa emprendida por el gobierno, y que se espera repercutirá sensiblemente en el magisterio, es la permanencia de los docentes en el servicio. Aunque ya están aprobadas y vigentes las enmiendas a los artículos tercero y setenta y tres de nuestra constitución, que tienen que ver con dicha reforma, aún falta regular los mecanismos para su aplicación; tarea que habrá de emprender el gobierno en los próximos meses.

Existe preocupación entre los agremiados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, SNTE; no solo por la entredicha y condicionada permanencia en el empleo, sino también porque con ello se prevé la pérdida de derechos actualmente vigentes, como por ejemplo el que ampara a un trabajador de no ser removido de su centro de trabajo por necesidades del servicio para ser transferido a otra escuela demasiado alejada de su hogar y de su familia.

No se entiende qué papel juega en todo esto la parte sindical. Elba Esther Gordillo, ex lideresa del SNTE, quien nunca realmente representó los intereses del magisterio, se dedicó a enriquecerse con las cuotas de los maestros. Esto resulta ahora más evidente ante los cargos que enfrenta: crimen organizado y desvíos de recursos, entre otros.

No obstante, el hecho de que el gobierno priista haya decidido ponerla tras las rejas no es motivo de júbilo ni crea expectativas entre el magisterio, pues los motivos de tal aprehensión obedecen únicamente a un ajuste de cuentas entre políticos y no coadyuva a la democratización del gremio. Qué casualidad que todo ello se dio durante la fallida campaña en televisión de Elba Esther (sobre todo en el programa de Adela Micha) tratando de limpiar la imagen del SNTE y su intentona por la vía legal en contra de la reforma educativa, por lo cual se interpusieron más de un millón de amparos.

Comentario:

Tal vez no lo distingamos aun, pero en todo existe un plan, una dependencia del sistema que nos da vida y nadie es capaz de quedar fuera de esa conexión mutua que nos hace girar como ruedas dentadas evidenciando la mutua dependencia cumpliendo en total equilibrio con un propósito completo.

Por lo tanto el único trabajo correcto del hombre es estar en conexión con todo, no en concordancia con las cosas que cada uno de nosotros deseamos, porque en ese sentido solo nos interesa lo que queremos. Lo único que hacemos es enfrentarnos los unos con los otros, ya que es imposible unirnos cuando en el orden de prioridades se interponen nuestros intereses personales. Lo anterior se puede ver claramente en relación a todo lo que rodea esta reforma educativa con tantos intereses ocultos.

El conocimiento de un sistema de educación integral nos permitirá cambiar nuestros atributos. Nosotros necesitamos estudiar las leyes de la Naturaleza en la cual existimos, después de todo, no sabemos lo suficiente acerca de la relación entre ella y el hombre.

Los seres humanos tenemos cualidades y facultades que necesitamos despertar para que las cosas sean más fáciles, menos destructivas y dolorosas. Y esto seguro nos dará armonía en un mundo mejor.

De hecho son los actos del hombre los que generan los problemas y complican nuestras vidas, pues está claro que nosotros somos la fuente de todas las adversidades.

Si no cambiamos correremos la misma suerte de extinción que los dinosaurios.

Este cambio solo es posible, no a través de una reforma educativa sino de una Nueva Educación Integral la cual debemos desarrollar, mediante la cual aprenderemos y comprenderemos las leyes que operan en la Naturaleza. Esa es la clave para generar cambios reales y buenos para la humanidad, donde lo mas importante no es el “YO” sino el “NOSOTROS”.

Elba Esther Gordillo en la cárcel

Resulta pues desalentador comprobar que en los últimos años el SNTE, bajo el liderazgo de Gordillo, en lugar de asumir su compromiso con sus agremiados se dedicó a la confabulación política, al desfalco de las arcas del magisterio, al tráfico de influencias, al maquiavélico contubernio con los gobernantes en turno, tanto priistas como panistas. En el peor de los casos, usurpando la función que le corresponde al Estado, concretamente a la SEP, pretendió influir en las condiciones en que ha de impartirse la educación en México, firmando pactos sin consultar a las bases y actuando en contra de los trabajadores de la educación. Una institución embriagada de poder, según inmersa en una cruzada por la educación pública, pero alejada de su razón de ser, que no debería ser otra que la defensa de los derechos del magisterio.

Para nadie es un secreto que Elba Esther firmó la Alianza por la Calidad de la Educación a sabiendas que tarde o temprano las exigencias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, lesionarían los intereses y los derechos laborales del profesorado. Inaudito, los extranjeros que rigen los organismos internacionales como el Fondo Monetario y el Banco Mundial son más presidentes de México que nuestro caricaturizado y manipulado Peña Nieto.

La ex lideresa del SNTE se rodeó de enemigos dentro del PRI, le temían, la tenían en la mira; calificada por ellos como un alacrán en la espalda. Desesperada buscó acuerdos con Peña Nieto, le ofreció los votos del magisterio.

Se llegó a rumorar que ella sería el próximo secretario de Educación. Nada más alejado. Recibió una patada en su trasero realzado con cirugías. La “entambaron”, quitándose de encima el alacrán, neutralizando su ponzoña, reduciendo a nada el poder del SNTE. Porque con la modificación al artículo tercero, donde se establece que la educación es facultad única del Estado, ya no se requieren los acuerdos bipartitas gobierno-SNTE, gracias a los cuales en el pasado Gordillo colocó a su gente en posiciones clave dentro del gobierno como fue el caso de Miguel Ángel Yunes al frente de la Lotería Nacional, para que luego se le exigiera la cantidad de 20 millones de pesos al mes para financiar las campañas del partido Nueva Alianza de Elba Esther. De esas dimensiones era el chiquero de porquería y corrupción del SNTE.

¿Qué les espera a los trabajadores de la educación? ¿Lograrán defender la permanencia en el empleo? Es decir, el derecho a no ser despedido por no acertar una serie de reactivos en la llamada Evaluación Universal, instrumento impuesto de manera obligatoria. ¿Se reglamentará ahora el despido de un profesor a partir de los resultados de la prueba ENLACE, que se les aplica a los alumnos? ¿Y si a los niños, nada más por fastidiar al profe, les da por contestar a ciegas?

Es evidente que en todo esto de la reforma hay intereses, no diríamos tan ocultos, de grupos de poder como el de Mexicanos Primero. Existe toda una campaña orquestada por los medios de comunicación, principalmente por las grandes televisoras del país, encaminada al desprestigio de la profesión docente. Lo anterior queda manifiesto en el documental “De Panzazo”, con Carlos Loret de Mola.

Ya sea influidos por esta campaña de desprestigio o no, es posible que en general un sector de los ciudadanos se traguen el cuento de que los únicos responsables de la baja calidad educativa son los maestros. Difícilmente los esfuerzos por enaltecer la dignidad del profesor, son recibidos con empatía en las redes sociales; prevalecen las descalificaciones. ¿Por qué el linchamiento social? ¿La culpa es de la televisión, los noticieros?

Pensamos, en términos generales, que los profesores de nivel básico, sobre todo si hablamos de preescolar y primaria, aún con sus carencias didácticas, están exentos de reproche; trabajan por bajos salarios en aulas con paredes de lámina, heladas en invierno, hornos en verano. La leyenda de la varita y el maestro que pegaba, ha quedado atrás. La comunidad conoce a sus profesores, los ve llegar a la escuela en un carro a veces de chatarra obrera. El abrazo es sincero, del corazón, cuando le celebran el día del maestro.

Quizás la imagen del profesor tachado socialmente como huevón, prepotente, inepto, etc., se da en parte en secundarias y principalmente en el bachillerato. ¿Cómo es posible encontrar a un abogado impartiendo educación física, que no cumple con el perfil, y lo que le interesa es acumular horas clase; y que para colmo, para que no se diga que su materia es menos importante que matemáticas o química, reprueba a la mitad del grupo? Allí, en esos niveles educativos es donde están los refugiados de las crisis económicas y del desempleo provocados por los gobiernos y por los empresarios voraces.

Allí están, ejerciendo la docencia: ingenieros, psicólogos, dentistas y demás profesionistas que no encuentran acomodo en sus respectivos campos de trabajo. Además, el sistema educativo actual es represivo, intenta suprimir al ser individual para colectivizarlo como un remedo de los valores conservadores de la clase social alta. Y si a esto le sumamos imposición de uniformes, cuotas, reglamentos absurdos, amenazas de expulsión, tareas irracionales, altanería de los directores y odiosos prefectos; ya tenemos la mecha y la gasolina para incendiar todo el sistema educativo.

¿Pero acaso la sociedad no le debe un mínimo de agradecimiento a quien le enseñó las letras y la aritmética? ¿Por qué entonces los aplausos al Gobierno Federal? Al fin van a hacer trabajar a los maestros. Solo hay que echar un vistazo a los numerosos tianguis, guaridas del desempleo. Este es el juicio implacable de una sociedad aquejada por la falta de oportunidades: todo aquel que goce de un trabajo fijo, y más si es burócrata, incluidos profesores, deberían ser despedidos.

México invierte solo el 5.7% en educación y casi toda esa lana se va en salarios. Pero el gobierno de Peña Nieto insiste en que se darán los pasos que sean necesarios para mejorar la calidad en el servicio educativo. Lo que no se le dice al ciudadano es que, haciendo eco de las recomendaciones de la OCDE, en última instancia lo que pretende el Estado es deslindarse, o al menos reducir el gasto en educación; concesionarla, ponerla en manos de empresas particulares, de la misma manera que las autopistas de cuota del país, de la misma manera que piensan hacer con Pemex, como nos aseguran que cobrando el IVA en alimentos y medicinas se beneficiarán los que menos tienen.

Y no es que los docentes en su conjunto se nieguen a ser evaluados; esto siempre y cuando los resultados de dicha evaluación coadyuven a la capacitación y al equipamiento tecnológico de las escuelas. Se debe considerar, en honor a la verdad, que la mayoría de los maestros contratados por la SEP fueron egresados de una escuela Normal Superior, incluso con grado de licenciatura, y que aquellos que por alguna razón no reúnen el perfil, no por ello merecen el despido, ni siquiera aunque hayan reprobado el test oficial. Argumentaba un profesor que había cumplido 25 años en servicio: “No sé hacer otra cosa. Ya sea que me corran por no pasar el examen o que me retire con una miserable pensión, pasaría hambre; porque a mi edad; ¿ya quién me va a dar trabajo?”

Así pues, el panorama actual en el magisterio, sobre todo en el punto más sensible que es la permanencia laboral, es de gran incertidumbre. ¿Por qué el SNTE en el mes de enero de este año promovió más de un millón de amparos (antes de la aprehensión de la maestra Elba Esther Gordillo y esto como alarde de poder) pero ahora que asume funciones como nuevo presidente Juan Díaz de la Torre, el asunto de los amparos se ha manejado con dudosa discreción? Persiste el rumor, más bien certeza, de que nuevamente se ha traicionado a los trabajadores de la educación.

Según el Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet: “Los amparos interpuestos por los maestros en contra de la reforma educativa no van a llegar a nada, porque esta se hizo con mucha pulcritud”.

Sin embargo a la par están las declaraciones de Eduardo Pérez Saucedo, abogado de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), quien en el periódico La Jornada, del lunes 8 de abril de 2013, afirma que: “varias suspensiones fueron concedidas por tres jueces federales con sede en Cholula, Puebla, los cuales revisan las 400 demandas grupales de amparo que fueron firmadas por al menos 100 mil docentes. Este tipo de recursos implica que si un profesor reprueba una evaluación no dejará de devengar su salario como integrante del magisterio ni tampoco de impartir clases, hasta que no se dicte una sentencia definitiva en su amparo.”

En Jalisco lo que resulta bochornoso es la gran apatía del magisterio. En el Estado de Guerrero los maestros de la CNTE recurren a estrategias radicales para manifestar el rechazo a la reforma educativa. Y que conste que ellos no solo salen a la calle para defender la permanencia en el empleo, arasino también para proponer una reforma alternativa que implique un verdadero cambio en la manera de impartir la educación. En plenas vacaciones de semana santa intentaron bloquear la Autopista del Sol. Pero en Jalisco los maestros se van tranquilamente de vacaciones; ni siquiera son capaces de alzar la voz o colocarse un moño negro en señal de protesta.

La indicación de los dirigentes del SNTE a los profesores en Jalisco, es la de permanecer calmados. ¿Para qué tanto huarachazo estando el suelo tan parejo? El sindicato juega con baraja marcada: al gobierno le asegura que la mayoría de maestros están ansiosos por colaborar con la reforma educativa, aman las evaluaciones; y al magisterio le dicen que hay puntos en la reforma que son como yagas que no deben tocarse; es el caso de la permanencia.

Pero que no hay nada que temer. Ellos, los dirigentes, se van a encargar de todo. Dado el caso de que no les hagan caso, se tiene contemplado las movilizaciones, sacar a los maestros a la calle. ¿A quién se le hubiera ocurrido tan brillante estrategia? Pero claro, esa eventualidad sería la carta fuerte, la que está por debajo de la manga, y no la van a usar a las primeras de cambio, la guardan para el final.

Ya ven cómo tenemos a la sociedad encima. Mientras tanto la lucha sigue compañeros. Hay que informar a los padres de familia, ya les mandamos un video a cada escuela, en el que se muestra que los del SNTE, (con s), son los chicos buenos de la película, propositivos, responsables, comprometidos con la educación en México y bla, bla, bla; mientras que los revoltosos de la coordinadora, la CNTE, (con C), son malos y feos.

Esta aclaración respecto a cuál de las dos organizaciones sindicales es la que empieza sus siglas con la s y cuál con la c, no tendría por qué ser necesaria; pero estamos en México, país de poca cultura y mucha televisión, más vale.

A todos los maestros en Jalisco les debería preocupar el desarrollo de los acontecimientos, la posibilidad de ser despedidos. Sin embargo, ingenuamente esperan que el SNTE, ( con s), los va a salvar. Confiadamente, como vacas antes de llegar al matadero, como pollos antes del mastuerzo, como avestruces ocultando la testa bajo la arena, piensan tal vez que nada les puede afectar.

Ya ven a Juárez allí en su monumento, vientos van y vientos vienen y a él ni el aire lo despeina. Así pues, reformas van, reformas vienen; dejar hacer, dejar pasar. No será esta la primera vez que el gobierno pregona que ya todo va a cambiar, para que en la práctica todo siga como está.

Fuente: Arandas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *