El plato negro (Relato)

Por los caminos de la India iban dos vendedores ofreciendo su mercancía: trastes, adornos, artículos de limpieza. Antes de entrar a un poblado echaban a suertes quién sería el primero en anunciarse a los habitantes. Cuando acababa su mercancía, el otro promovía sus existencias al día siguiente.

En cierta ocasión en una aldea cuando uno pregonaba, “Trastes, ollas, adornos”, una pequeña niña y su abuela se detuvieron y se interesaron por un brazalete. Preguntaron el precio pero eran pobres y no podían pagarlo. Le propusieron entonces al vendedor hacer un trueque.

-En casa tenemos un plato que podría interesarle a cambio del brazalete.

El vendedor quiso ver el plato y fue hasta la casa de la abuela. Se dio cuenta que eran muy pobres y que el piso era de tierra. Le mostraron el plato que estaba negro y el vendedor al frotarlo se dio cuenta que era de plata, pero fingió que no valía nada y les propuso darles una escobeta a cambio. 

La abuela prefirió conservar el plato y el vendedor se alejó decepcionado, pensando que al día siguiente podría convencerlas.

Pero era el turno del otro vendedor. Sucedió exactamente lo mismo. La niña quería un brazalete y la abuela le propuso el trueque.  Al ver el plato negro, el vendedor exclamó,

-Pero, señora, este plato es de plata. Es muy valioso. Ni toda mi mercancía alcanzaría para pagarlo.

La abuela pensó que faltaba de todo en la casa y le entregó el plato a cambio de toda su mercancía.

De regreso con su amigo, le mostró el plato y éste enfureció por haber perdido la oportunidad de estafar a la abuela. Pero reflexionando por el ejemplo de su amigo le dijo:

-Lo he pensado bien. Si unimos tu honestidad y la hermosa mercancía que me queda haremos muchos negocios. ¿Crees que podemos trabajar juntos?

-Claro que sí –respondió el hombre honrado.

Pulieron el plato hasta dejarlo reluciente y los dos vendedores juntos fueron los mejores comerciantes de la región.

“El mejor ejercicio es ser extremadamente honestos con nosotros mismos.” Sigmund Freud

“Preocúpate por ser un hombre honesto y en el mundo habrá un pícaro menos.” Thomas Carlyle

Relato basado en una leyenda de la India

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *