El invitado de honor (Relato)

Hoca vivió hace mucho tiempo en un un pueblo turco. En cierta ocasión fue invitado a la casa del muhtar el hombre más importante del pueblo. Esa mañana mientras trabajaba en sus plantíos imaginaba lo bien que iba a pasarla en la fiesta.

Trabajando transcurrió la mañana y cuando se dio cuenta, ya era demasiado tarde. No le daba tiempo de ir a casa a cambiarse la ropa porque al muhtar no le gustaba la impuntualidad. Decidió presentarse con su ropa de labranza toda salpicada de polvo. Ni siquiera alcanzó a bañarse o lavarse la cara.

Llegó al palacio y los invitados ya estaban allí conversando, pero nadie lo saludó, ni el muhtar le prestó atención. A la hora del banquete lo sentaron en el punto más alejado.

Hoca salió del palacio, se dirigió a su casa, se bañó con mucho jabón, se puso sus nuevos pantalones, una hermosa camisa y un turbante color rubí. Para completar el atuendo vistió su abrigo largo de piel, una prenda llamativa y costosa. Cuando estuvo listo regresó a la casa del muhtar. 

Los sirvientes lo hicieron pasar con suma cortesía, todos conversaban con él, le pedían su opinión y el muhtar lo hizo sentar a su lado. Empezaron a servirle exquisitos manjares pero Hoca tomaba las delicias y las depositaba en los bolsillos del abrigo diciendo, -Come querido abrigo, come.

Todos lo miraron sorprendidos y le preguntaron por qué actuaba así. Él contestó,

-Le estoy dando de comer al invitado de honor.

El muhtar dijo, -¿Acaso has perdido el juicio?

-No. Hace un rato cuando vine con mi ropa de trabajo nadie me prestó atención. Ahora que traigo este abrigo todos son amables y sigo siendo el mismo. La diferencia se explica solo por el abrigo que es el invitado de honor.

Desde ese día los habitantes del poblado comprendieron lo inadecuado que es despreciar a las personas por su apariencia.

“La regla de oro de la conducta es la tolerancia mutua.” Mahatma Gandhi

“La tolerancia es solo una actitud provisional. Permite soportarse mutuamente a aquellos que no se aman, mientras llegan a amarse.” Vladimir Jankelevitch

Tradicion turca

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Marce dice:

    Que gran lecciőn, gracias.

  2. angel dice:

    es un hermoso relato que nos deja una enseñanza muy importante en cuanto como debemos de ser con nuestros semejantes sin abrir juicios prvio a conocerlos……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *