El bullying sigue creciendo

La Comisión de Educación de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal ( ALDF) analiza una propuesta del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) para crear la Ley para Prevenir y Sancionar la Violencia Escolar en el DF, la cual de ser aprobada, obligaría a todas las escuelas de la capital a instalar cámaras de videograbación en los pasillos de sus inmuebles y en los autobuses de transporte del alumnado, a fin de evitar las agresiones entre los estudiantes. Su promovente, el diputado Jaime Ochoa, indicó que también se estaría planteando que los estudiantes que incurran en ese tipo de conductas sean expulsados de sus centros escolares,  con lo que se busca hacer partícipes a los padres, alumnos y maestros de las campañas de prevención de ese tipo de conductas, y establecer un sistema de denuncias de violencia escolar.

La violencia escolar, mejor conocida como bullying, es un factor determinante en la deserción escolar en la ciudad, por lo que la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) busca sacar adelante algunas reformas que permitan inhibir esta conducta.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Juventud y Deporte en la ALDF, Orlando Anaya, señaló que en el DF el 77 por ciento de los estudiantes son víctimas, agresores y testigos de violencia dentro de las escuelas, siendo los propios salones de clases y los baños los lugares donde con mayor frecuencia se da el bullying, según datos arrojados por el Estudio Exploratorio sobre Maltrato e Intimidación entre Compañeras y Compañeros de Educación Básica.

 Tras lamentar la muerte de un niño de siete años de edad en los Altos de Jalisco, a consecuencia de daños pulmonares, presuntamente ocasionados después de que un compañero de escuela metió su cabeza en un retrete, el legislador local pidió a las autoridades capitalinas emprender acciones que permitan una convivencia libre de violencia dentro de las escuelas.

Comentario:

No hay nada que justifique que un individuo agreda a una persona ya sea por su físico, situación económica, intelectual, etc. Pero desgraciadamente vemos que el problema se complica con cada día que pasa.

Los niños que ejercen de agresores en la escuela repiten a lo largo de su vida el comportamiento de acoso, sea en el ámbito familiar o en el laboral, pues tienen algún desorden en su personalidad que de no ser tratado hará sufrir a los que los rodean toda su vida.

Es preciso tomar medidas desde la casa, esto es, los propios padres deben educar a sus hijos dentro de un marco de respeto y cuidado, esta es la lección más importante que les podemos enseñar: saber que todos somos personas cuya dignidad desde que nacemos tiene que ser respetada, porque si bien saber que somos observados puede mitigar nuestro comportamiento, la semilla de la violencia sigue latente. Ninguna frustración de la vida cotidiana puede llevarse al hogar, a nuestros hijos, porque estaríamos actuando en contra de nuestros propios intereses y los de la sociedad.

“El problema del acoso escolar suele estar oculto… lo que más nos cuesta en los casos de matonismo es combatir la ley del silencio.” Caries Mata

“La problemática se agranda por el desconocimiento que tienen la población y las propias autoridades escolares sobre la existencia de la Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar del DF, misma que no se ejecuta y articula de manera coordinada y eficiente desde las instituciones responsables de hacer valer la norma, lo que dificulta aún más poder atender y erradicar este fenómeno social que hoy en día cuesta la vida de nuestros adolescentes y jóvenes” afirmó.

 De esta manera, destacó la importancia de que se difunda la existencia de esta ley y su contenido, así como de tomar las acciones necesarias de prevención sobre todo en los planteles escolares que integran el sistema de educación básica capitalino.

 Con la reforma se busca “hacer realidad la obtención de la indemnización que deberán cumplir quienes han afectado la vida moral y física de otra persona en el ámbito escolar”.

Efectos

1.- El desconocimiento de la ley dificulta aún más atender y erradicar este fenómeno social.

2.- Los padres de familia deben hacer conciencia de que la violencia escolar es reflejo de lo que se vive en casa.

3.- Con el paso del tiempo el bullying se va incrementando en todos los niveles escolares y en todos los estratos sociales.

Fuente: Excelsior

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *