Tres millones de niños son víctimas de explotación en México (parte 2)

Mexicanos aprueban el trabajo infantil

Contrario a lo que algunos pudieran pensar, los mexicanos aprueban que los niños trabajen, esto al considerar que el empleo los ayuda en su formación. La encuesta “Percepciones sociales sobre el Trabajo Infantil” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), realizada en 2012, reveló que cuatro de cada 10 personas en México están de acuerdo con esta actividad. Dicho sondeo indicó que el 68 por ciento de los entrevistados aprueba que adolescentes de entre 14 y 17 años trabajen. El 23 por ciento acepta que lo hagan menores de 14.

Al ser cuestionados sobre esta postura, los participantes consideraron que el trabajo es formativo o que tienen la madurez y/o la capacidad física que necesitan para trabajar. Sólo 15 por ciento relacionaron el trabajo infantil con la explotación. Para Victoria Cruz, asesora técnica principal del Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), responsable del estudio, este tipo de respuestas reflejan las creencias de los mexicanos acerca de que el trabajo ayuda a formar a los niños.

Por otra parte, 62 por ciento de los encuestados indicaron que los niños trabajan en el comercio, como ambulantes, mensajeros, lavacoches o haciendo trabajo doméstico, principalmente.

INDÍGENAS JORNALEROS  Cultivan tomate, pepino, chiles, papa, berenjena y otras hortalizas. La gran mayoría son indígenas y llegan con sus padres a Sinaloa provenientes de otros estados, son niños que trabajan largas jornadas, bajo el inclemente sol, sin una alimentación adecuada y por unos cuantos pesos al día.

Comentario:

Definitivamente las condiciones de un país son las que determinan las actividades que llevarán a cabo sus habitantes. Es claro que las condiciones en las cuales viven muchas personas, las orillan a permitir que los niños abandonen la educación (que además sería obligatoria) para ir en busca de su sustento,  pero la realidad está ahí, y el número de menores que trabajan aumenta, al menos en México. Los números hablan por sí mismos. 

Las políticas públicas que cada país ejerce sobre su población son distintas, pero por desgracia en muchos estados no se aplican para beneficiar a los ciudadanos,  y queda claro que esto va en detrimento de todos, ya que adultos y menores, se verán sometidos a condiciones económicas poco favorables que les obligarán a buscar el trabajo que sea.

La cuestión radica en comprender el daño que le infligimos a la sociedad misma al permitir que los niños no se desarrollen correctamente, bajo un ambiente de gobierno que no los protege y no los valora, que los disminuye y los explota y no busca su crecimiento adecuado.

La madurez correcta del menor no se da necesariamente en un ambiente laboral poco propicio, ya que los ejemplos que tiene no son los más adecuados para su desarrollo. Al mostrarle un ambiente tan ajeno, lo priva de la condición natural de crecer en tiempos precisos y lo hace «madurar» más rápido; es como cuando maduramos una fruta muy rápido y perdemos algunas de sus propiedades básicas. Lo mismo ocurre con los niños que están expuestos a ambientes laborales que corresponden a personas adultas que ya han recibido algún adiestramiento.  

Los niños deben desarrollarse en un ambiente que les permita comprender cuál es su relación con la sociedad, pero esto se logra mediante ejemplos que correspondan a la edad de cada individuo y no con ejemplos que sobrepasan las capacidades naturales de los menores. Esto nos lleva a plantear que si el estado provee a los menores con estas condiciones promoverá un desarrollo correcto y natural y más adelante el adulto que recibió todo lo necesario para su crecimiento y capacitación, corresponderá de igual forma a la sociedad y lo hará extensivo a sus descendientes. 

La realidad parece brumosa, pero está allí para que de alguna forma pongamos manos a la obra y ayudemos a estos pequeños a desarrollarse correctamente por nuestro propio bien. 

Una encuesta realizada en 2010 por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) de Sinaloa arrojó como resultado que tres de cada 10 niños trabajan en los campos o empacadoras de hortalizas, mientras que en la mitad de dichos campos laboran jovencitos de entre 14 y 16 años.

Otros datos preocupantes del análisis indicaron que 50 por ciento de los entrevistados no sabían que contaban con derechos humanos.

Las pésimas condiciones en que estos niños trabajan fueron un factor importante para que decenas de ellos enfermaran el año pasado. El 11 de agosto se reportó que tres niños jornaleros habían muerto meses antes y 30 más estaban internados en el Hospital Regional del Instituto Mexicano del Seguros Social (IMSS) por causas aparentemente virales y de desnutrición.

Los infantes trabajaban en Novolato en el campo “El 17″ junto a sus padres, al parecer originarios de otras entidades.

Recientemente, Bladielena Ahumada Romo, directora de Trabajo y Previsión Social de gobierno del estado, informó que en el norte de éste se habían detectado a 200 infantes recolectando hortalizas, razón por la cual se realizarían inspecciones en el sur.

Lamentablemente la situación no es exclusiva de Sinaloa, en otras entidades es común ver a pequeños en los cultivos, situación documentada una y otra vez, sin que logre erradicar.

MINAS DE COAHUILA, COMO EN EL SIGLO XVIII

Están a la vista de todos y a pesar de ello son ignorados. Se trata de miles de niños que trabajan en diversos sectores de la entidad, centrando los focos rojos a las minas de carbón, donde la situación de decenas de infantes hace recordar los periodos de esclavitud de hace muchos años.

Datos oficiales de 2011 indican que hasta junio de ese año laboraban en ese estado 51 mil niños, principalmente en el sector agropecuario y en del comercio.

Para diciembre de 2011 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) urgió a evitar el trabajo infantil en minas del país. Pero la situación parece no mejorar para los pequeños que día con día deben permanecer al interior de los pocitos en cuestiones inseguras, desgastantes y rodeados de indiferencia.

El tema se volvería foco de atención y de promesas.

En marzo del año pasado,  la Organización Familia Pasta de Conchos entregó a la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la cancillería mexicana, un documento sobre la explotación infantil en minas de carbón de Coahuila. De nueva cuenta el problema no se frenó.

En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que se celebra el 12 de junio, el Gobernador Rubén Moreira dijo que era “una vergüenza” que niños sean explotados en la minería.

“Es algo que pasaba en el siglo XVIII, en Inglaterra, y hoy está pasando en Coahuila; entonces yo le he pedido a don Raúl Plascencia Villanueva (presidente de la CNDH), que es un gran mexicano, que hagamos una evaluación al respecto”, dijo. Moreira fue más allá de la pena por los infantes y se comprometió a que al terminar su sexenio los niños no sean objeto de maltrato, no abandonen la escuela, no sean explotados y no existan delincuencia en la entidad. El funcionario aún tiene tiempo para cumplir su promesa, su administración culmina hasta el 2017.

Siete días más tarde, la titular de la Secretaría de Trabajo de Coahuila (Setra), Felícitas Margarita Molina Duque, informó que se habían detectado poco más de 50 menores de edad trabajando en pozos y minas de carbón. Según sus datos, los jóvenes explorados rondaban los 16 años, aunque se habla de niños más pequeños. Actualmente la situación no muestra ninguna mejoría y pese a que Molina Duque aseguró que se realizarían inspecciones en la zona carbonífera, éstos no sirven de mucho pues los propietarios y encargados son alertados de los operativos antes de que se realicen, ocultando a los menores.

EXPLOTACIÓN SEXUAL, SIN CIFRAS CLARAS

De acuerdo con el sitio web del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), “no existen cifras sobre cuántos niños y niñas son víctimas de explotación sexual dentro de las fronteras mexicanas”. Según diversos reportes de prensa de 2010, para ese entonces existían en nuestro país aproximadamente 16 mil casos de explotación sexual comercial infantil, pero la cifra podría ser mucho mayor al tener en cuenta que la mayoría de estos casos no son denunciados.

También ese año, René Jiménez Ornelas, coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social del IIS de la UNAM, estimó que en el país entre 20 mil y 25 mil niños y adolescentes eran víctimas de explotación sexual. El experto detalló que las prácticas de explotación de este tipo son muy violentas en México y en algunos de los casos los niños son obligados a tener más de 40 relaciones diaras.

El 27 de marzo de 2012 Cecilia Landerreche, entonces presidenta del DIF, reveló que en 256 ciudades se tienen registros de explotación sexual infantil y trata de personas, siendo las zonas fronterizas y los puertos donde hay más incidencia de estos delitos. En cuanto a las cifras, la ex funcionaria destacó que los menores no son cifras, pero indicó que tan sólo en 2011 se atendieron 324 niñas y 322 niños de explotación sexual en todo el sistema DIF. Además de 12 mil 452 niñas y 13 mil 653 niños, en riesgo de explotación.

Fuente: Sin Embargo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *