¿Sobreprotegido? Podrías deprimirte

El cuidado en exceso puede estar relacionado con ansiedad y temor en los jóvenes.

Los padres que aún siguen controlando los horarios de clase, la lavandería y las vacaciones de sus hijos universitarios, no estarían haciéndoles ningún favor: un estudio demuestra que esos estudiantes eran más propensos a estar deprimidos e insatisfechos con la vida. La investigadora Holly Schiffrin, de la Universidad Mary de Washington, Virginia, descubrió que tener los llamados padres «helicóptero» estaba asociado con la depresión de estudiantes universitarios, cuya necesidad de autonomía se veía potencialmente afectada. El estudio descubrió que los estudiantes con padres excesivamente controladores eran más propensos a sentirse más deprimidos y menos satisfechos con sus vidas, mientras que aumentaba la cantidad de padres sobreprotectores con temores económicos, que alimentaban su preocupación por las posibilidades de éxito de sus hijos.

Encontrar padres tan presentes en la vida universitaria de sus hijos, que se comunican con sus tutores y que dirigen sus horarios es algo nuevo y está creciendo. Eso impide la independencia y la posibilidad de aprender de los errores», dijo Schiffrin, profesora asociada de psicología. Su estudio, publicado en Journal of Child and Family Studies, surge de una encuesta online realizada a 297 estudiantes universitarios de Estados Unidos que describieron las conductas de crianza de sus madres y su propia autonomía. Los investigadores evaluaron sus niveles de felicidad y satisfacción.

 

Schiffrin dijo que el avance de la tecnología modificó la participación de los padres en la vida universitaria de sus hijos como los mensajes de texto reemplazaron las llamadas telefónicas semanales a casa. El mercado competitivo y la búsqueda de un lugar en las mejores universidades y los mejores puestos de trabajo también potenciaron la participación de los padres en la vida universitaria.
Para contrarrestarlo, dijo que cada vez más universidades están empezando a ofrecer días de orientación sobre crianza con actos estudiantiles para que los padres les den más libertad a sus hijos.

Comentario:

Somos el resultado del entorno en el cual nos manejamos, todo las influencia externas que le llegan al niño durante su infancia van a determinar el tipo de persona que va a ser en el futuro. En este articulo podemos ver como la sobre protección lleva al hijo a ser una persona con miedo, con depresión, insegura.

Si todos somos parte de un todo y tenemos un lugar especial dentro de nuestra sociedad esto no tendría porque pasar. Necesitamos vernos de una manera integral, global, y tomar el papel que nos corresponda a cada uno dentro de la sociedad en la que todos somos como ruedas dentadas trabajando juntos para un solo sistema.

Aprender de los errores

En Reino Unido, el Eton College participa en una campaña para que los padres se relajen un poco con la excusa de que la sobreprotección desmotiva a los hijos y hasta causa daños psicológicos.

Mike Grenier consideró que el aumento de los padres «helicóptero» en la última década se produjo con un cambio de actitud hacia la niñez, con más ansiedad y temor en los niños, que ahora se consideran en riesgo y vulnerables si tuvieran que enfrentarse a un problema. En esto influyó una mayor atención a las evaluaciones y la aprobación de los exámenes, lo que a la vez siguió elevando los niveles de ansiedad.

Hay una línea muy fina entre los padres ‘helicóptero’ y los padres atentos a las necesidades de sus hijos, mientras que en el otro extremo están los padres negligentes, que son aún más peligrosos», dijo Grenier, que expresó su desconcierto al ver padres que elegían tutores para sus hijos de 3 ó 4 años para asegurarse de que pudieran ingresar en las mejores escuelas y, así, obtener una vacante en las principales universidades.

Existe el temor de que si no los envían a la escuela adecuada ni a la mejor universidad, sus hijos no tendrán la oportunidad de pelear para lograr los mejores trabajos», dijo.

Grenier es un defensor de la llamada «educación lenta», un concepto adaptado del movimiento culinario italiano que generó un enfoque filosófico más amplio para los viajes, los negocios, la vida y, ahora, la enseñanza. «El peligro real de la sobreprotección es que es intrusiva y los padres no permiten que sus hijos tomen sus propias decisiones, acepten riesgos y aprendan por sí mismos», sostuvo.

Fuente: QUO

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *