¿Por qué nos ayudamos unos a otros?

En los años 70, el biólogo Robert Trivers propuso una interesante teoría para explicar por qué los individuos no emparentados tienden a cooperar unos con otros. La disposición innata a ayudar, aseguraba, mejora el bienestar de un individuo dentro de un grupo o sociedad pequeña porque aumenta las posibilidades de que le devuelvan el favor. Trivers llamó a este fenómeno «altruismo recíproco». Y su eficacia biológica quedó patente en los trabajos de la primatóloga Joan Silk, que comprobó que los babuinos hembra más sociales tenían más posibilidades de que su primer hijo sobreviviera al primer cumpleaños. Ya lo dicen los japoneses: «Cortesía entrega cortesía». O, echando mano del refranero español, «Hoy por ti mañana, por mí».

 


Otra posible explicación para el altruismo es lo que Martin Nowak y Kart Sigmud llaman «reciprocidad indirecta», que consiste en que las personas generosas y cooperativas construye una reputación que hace que los demás sean más propensos a colaborar con ellas. El biólogo alemán Manfred Milinski también apoya esta idea y la resume con una frase elocuente: «Hazlo bien y cuéntalo».

Comentario:

Está comprobado que al menos el 10% de la humanidad tiene un gen altruista. Y el resto no nos hemos dado cuenta cuán importante es brindar ayuda y apoyo a los demás, no solamente en materia económica, sino emocional y de cuidado.  Está comprobado que las personas que deciden convertirse en voluntarios en hospitales, hospicios y asilos, yendo a leer a los enfermos, llevándoles alguna golosina, conversar con las personas que están solas, tienden a resolver mejor sus propios problemas y encuentran un nivel de felicidad que los otros no encuentran adquiriendo objetos de lujo.

El altruismo no solo significa emprender este tipo de acciones a favor de los necesitados, empieza en nuestro propio hogar en donde podemos brindar cuidado y atención, darnos tiempo para escuchar, sin juzgar, sin opinar. Preparar un buen café con galletas y tomarlo con alguien de nuestra familia procurando un momento de tranquilidad. Hay infinidad de cosas en nuestra casa que podemos hacer a favor de los que viven con nosotros.  El altruismo es una de las respuestas para mantener alejada a la depresión. 

Fuente: Muy Interesante

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *