¿Nos encadenan nuestros deseos materiales?

Comentario:

Los deseos de toda persona en la actualidad se centran en la obtención de bienes materiales. Estos deseo por comprar objetos, que en muchas ocasiones no son necesarios, implican que el individuo se encuentre encadenado a sus deseos; es decir, se convierte en prisionero de ellos. Lo curioso del caso es que una vez satisfecho el deseo inicial pronto se pierde el interés, y el placer se escapa como la arena entre las manos. De inmediato buscamos otro objeto del deseo formando así una cadena sin fin y sin propósito trascendente. Actuar de esta forma nos obliga a permanecer dentro de una sociedad que nos incita al consumo y a la dependencia de nuestros deseos para alcanzar cierto estatus muy ilusorio.

Es de suma importancia que la gente reciba una educación que le permita comprender la importancia que tiene la sociedad y la influencia que ejerce sobre nosotros y la forma en que nosotros podemos contribuir para dirigir positivamente el rumbo que toma. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *