¿Matrimonios cortos o para toda la vida?

Cuando dos personas se casan, quién sabe si por costumbre o por deseo, la autoridad que los une en matrimonio les pregunta si se aceptan como compañeros “hasta que la muerte los separe”. Sin embargo, el fin del amor, las desilusiones –y el divorcio, desde que la ley lo permitió definitivamente en la Argentina durante el gobierno de Raúl Alfonsín– pueden llegar mucho antes que el deceso. Por eso, aunque algunas uniones duran para toda la vida, hay otras que se deshacen antes de que se terminen de abrir los regalos de la boda.

 

En estos días, los programas televisivos de espectáculos se nutren de los ecos de la separación entre los actores Nicolás Cabré y María Eugenia Tobal: empezaron su relación en el verano 2010/2011, se casaron a los cinco meses y la unión duró nada más que ocho, hasta diciembre. En el medio, la pareja perdió un embarazo, y ahora cada uno anda su camino –según trascendió, Cabré estaría saliendo con la actriz Eugenia Suárez–.(

Comentario:

Nuestro egoísmo ha llegado al máximo. El indicador de esto es la disolución de la unidad básica de la sociedad, de la familia y su remplazo con otros sustitutos. La crisis sistémica nos forzara a cambiar nuestra actitud hacia el mundo, y tendremos que elevarnos por encima de nuestro propio interés a la conexión entre nosotros. La familia regresara, pero en una nueva imagen, con una nueva meta: Para alcanzar una armonía superior, la gente creara conexiones por encima de su egoísmo, tanto en la familia como en la sociedad

Trece meses, el total de esa relación, puede parecer poco si se piensa en una relación “para siempre”. Pero para la estrella del pop estadounidense Britney Spears ese vínculo fue todo un récord: uno de sus matrimonios duró nada más que 55 horas. La cantante se casó en Las Vegas con Jason Allen Alexander, un amigo de toda la vida, y poco más de dos días después la pareja solicitó la nulidad de su unión.

La figura de la NBA, Dennis Rodman, y la actriz y cantante Carmen Electra, ambos estadounidenses, también hicieron su parada en Las Vegas: allí se casaron y permanecieron unidos por solamente 9 días. La ciudad de los casinos, en medio del desierto de Nevada, es escenario de bodas furtivas en películas y series, y también en la vida real.

En la Argentina el caso de Tobal y Cabré no fue el único: el futbolista Cristian Fabbiani, actualmente jugador de Independiente Rivadavia de Mendoza, y la modelo y vedette Victoria Vanucci se conocieron cuando ella lo entrevistó para un programa televisivo. A los tres meses, Fabbiani le propuso matrimonio y se casaron, pero la separación llegó antes de que cumplieran seis meses unidos.

Tal vez el matrimonio más corto de la historia haya sido en Trieste, en el noreste de Italia. En 2009 Andrea y Sara se casaron, pero ella nunca llegó al restaurant donde celebrarían su unión con sus amigos y familiares: se fue con un amigo del novio, el que la había llevado hasta la ceremonia. Según los diarios italianos, cuando Sara se decidió a atender las llamadas de su flamante futuro ex marido le dijo: “Mi corazón me lleva a otra parte, lo siento”.

En la vereda de enfrente están las parejas que se unen y permanecen juntas por lustros, décadas, bodas de plata, de oro y todas las que la vida les permita celebrar. El matrimonio entre la actriz Ana María Campoy y el director teatral José Cibrián se duró 55 años, hasta que efectivamente la muerte de “Pepe” los separó, al menos físicamente. “Pepito”, uno de los dos hijos del matrimonio y también autor teatral, cita muy a menudo el ejemplo de “amor y compañerismo” que sus padres le brindaron.

Mirtha Legrand y Daniel Tinayre fueron protagonistas de otra de las parejas milenarias entre las celebridades argentinas: cuando él falleció en 1994 llevaban 49 años de matrimonio. En el medio, trabajaron juntos en cine y en los tradicionales almuerzos que una de las divas de la televisión condujo durante décadas. Luego de su relación de toda la vida, Mirtha no volvió a formar pareja: tanto es así que ya se afirmó que no habrá ni galanes ni besos en “La dueña”, el ciclo de ficción que está a punto de estrenar en Telefé.

El reconocido actor Kirk Douglas, el Espartaco de Stanley Kubrick, lleva 58 años de relación junto a su segunda esposa, Anne Buydens, con quien tuvo a dos de sus cuatro hijos. Uno de los casos más llamativos en el mundo del espectáculo es el de Elizabeth Taylor, quien contrajo matrimonio nada menos que ocho veces durante sus 79 años de vida. En tres de esas ocasiones el matrimonio duró alrededor de un año, y en dos se casó con el mismo hombre: el actor Richard Burton, de quien también se divorció dos veces. Sobre sus prolíficas uniones legales, siempre se dijo de “Liz” que “tenía la rara costumbre de casarse con todos con los que se acostaba”.

Pero ni los 58 años de Douglas ni los 55 de los Cibrián-Campoy se comparan con los más de 87 que llevan Karam Chand y Kartari Chand, una pareja de ascendencia india que vive en Bradford, Inglaterra. Se casaron en enero de 1925 y aún viven juntos: él tiene 106 años y ella 99. “Es una bendición haber estado tanto tiempo juntos, realmente tenemos una buena vida, pero estaremos listos para cuando alguno tenga que partir, según la voluntad de Dios”, dijo ella en enero, cuando los entrevistaron por su último aniversario.

La idea de permanecer juntos “hasta la muerte”, como les ocurrió aunque sea fugaz y accidentalmente a Romeo y Julieta, ya no es tan literal como para generaciones anteriores, protagonistas de matrimonios más largos. Hoy las parejas parecen unirse sin plantearse tan seriamente la eternidad, y tal vez eso vuelva al viaje más intenso

Fuente: El Clarin

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *