Oro a cualquier precio

El Estado griego ha malvendido nuevas concesiones mineras en el norte del país para reducir su deuda. Los habitantes de la región, en la que existe una alta tasa de paro, desconfían de las consecuencias medioambientales que tendrán los nuevos proyectos de explotación.

“Ahí, ¿lo ves?, ahí es donde quieren hacer el agujero”. Lazaros Toskas apunta con el dedo hacia la cima de la montaña. En medio de bosques de robles, hayas y pinares surgirá el open pit —como han aprendido a llamarlo los vecinos—, la gran excavación que una empresa minera, Hellas Gold, planea para extraer el tesoro que se esconde en las tripas del monte Kakavos, en Skouries. Desde hace milenios se conoce la riqueza de este rincón de Calcídica, en el norte de Grecia: cobre, plata, plomo, zinc y, sobre todo, oro, que ha cuadruplicado su valor en los últimos 10 años. Solo en Skouries, las reservas se estiman en 3,6 millones de onzas, más de 100 toneladas. Pero donde algunos ven negocios y oportunidad de trabajo en una tierra cercada por el desempleo, otros temen la destrucción de un ecosistema en favor de un desarrollismo, empujado por la crisis económica, del que no se fían.

Comentario:

La preocupación de los ciudadanos griegos tiene fundamento, pues hoy, continuamos dañando a la naturaleza de por sí ya tan deteriorada.

Debido a la explotación de recursos mineros en este caso, en nombre de la reactivación de la economía, se toman decisiones precipitadas que no sabemos cómo redundarán más adelante en los aspectos ecológicos y de justicia social. Es por eso que el mundo enfrenta tales problemas de distribución justa y ecología.

Es preciso abandonar esta desmedida ambición y demandar que los gobiernos tomen las decisiones basándose en el bien de la comunidad y no de la economía de unas cuantas personas.

Fuente: Presseurop

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *