OPINIÓN: La clave para mejorar el modelo educativo según Bill Gates

Hoy publiqué mi carta anual. Cada año, reflexiono sobre lo que aprendí en la fundación, a través de nuestros viajes y trabajo, y en cómo eso definirá mi pensamiento en los próximos meses. Este año, mi carta se centra en lo importante que es establecer metas claras y medir los avances con el fin de alcanzar las prioridades de la fundación, tanto aquí, en casa, como en todo el mundo. Establecer un objetivo claro permite saber hacia dónde se está yendo, elegir los procedimientos que tendrán mayor impacto en la meta final, utilizar esa información para comprender qué está funcionando y qué no, y adaptar la estrategia si es necesario. Uno de los más claros ejemplos del poder de la medición fue el trabajo de nuestros socios para apoyar a grandes profesores.

Durante los últimos años, la misión para comprender la buena enseñanza ha estado en el centro del debate público sobre cómo mejorar la educación en Estados Unidos. Pero para los 3 millones de profesores del país y los 50 millones de niños estudiantes, la buena enseñanza no es una cuestión de política abstracta, sino una oportunidad de recibir retroalimentación sobre las habilidades y técnicas que pueden ayudarles a sobresalir en sus carreras. Para los estudiantes es una mejor oportunidad de graduarse de la preparatoria, listos para ser exitosos en la vida.

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de la buena enseñanza? En mi experiencia, la gran mayoría de los profesores casi no reciben una crítica constructiva sobre cómo mejorar.

Estos es porque durante décadas las escuelas han carecido de los instrumentos necesarios de medición para impulsar un cambio significativo. Los maestros han trabajado de forma aislada y se les ha pedido mejorar con poca o nula retroalimentación, aunque las escuelas se han esforzado en crear sistemas para proporcionar una crítica que sea congruente, justa y fiable.

Comentario:

Sentir preocupación por mejorar la calidad y el nivel de la educación es algo que debiéramos imitar del Sr. Bill Gates. Sin embargo su propuesta de modelo educativo no se separa de lo que hemos hecho hasta el día de hoy y que en conclusión vemos que no ha sido eficaz. Realmente debemos desarrollar un nuevo modelo educativo que esté acorde al momento que vivimos hoy. Un modelo educativo que contemple la educación en un plano integral entre el hombre y la naturaleza.

Debemos convertirnos en pequeños científicos para entender las leyes que gobiernan las relaciones integrales entre personas con todo el reino animal y vegetal, es decir con toda la naturaleza. Las personas deben entender dónde están, investigar el mundo en el que viven y descubrir la naturaleza que lo realiza todo. Nosotros somos parte de la naturaleza; no estamos por encima de ella ni somos externos a ella ¿De dónde venimos si no es de un resultado de su plan y su programa? Vemos que este plan y este programa en realidad existen.

Las personas alguna vez pensaron que todo sucedía por azar. ¿Existen las coincidencias en la naturaleza? Todo está predeterminado ¡No hay azar aquí! Pensamos que existen las coincidencias porque vemos sólo la mitad del fenómeno sin ver la otra mitad.

En la naturaleza, existen las conexiones, y las leyes serias y graves. Existimos en ellas y gracias a ellas. De pronto la persona que vive en esas leyes, las cuales la sostienen, dice, “No existen”. La persona ni siquiera entiende cuán profundamente está inmersa dentro de estas leyes.

¿Cómo puedes estar por encima de la naturaleza? ¿Quién eres?, ¿una diminuta persona en el borde de una diminuta galaxia? Yo entiendo que un niño pequeño crea que es grande, pero si nosotros nos vemos desde fuera, ¿entonces quiénes somos? ¿Qué somos? ¡Vemos lo que una tormenta o un Tsunami le hacen a todos! Sólo somos grandes en una cosa, en preparar armas contra nosotros mismos, y nada más que en eso ¡¿De qué podemos estar orgullosos?! ¿Qué creamos? Nada bueno. Todo es sólo con el fin de destruir nuestro entorno y a nosotros mismos.

Los animales cuidan de sí mismos de manera óptima; ellos existen de forma instintiva mediante las leyes de la naturaleza. A nosotros, sin embargo, la naturaleza nos dio cerebros más grandes, deseos adicionales, y los usamos sólo para la auto aniquilación ¿Qué clase de cerebros tenemos? ¡Son lo opuesto!  Necesitamos desarrollar una educación integral que nos enseñe a vivir en armonía con las personas y con la naturaleza, no por medio de acumulación de conocimiento, sino a través de elevar a la persona a un rango verdaderamente humano.

Por eso, la Fundación Gates apoya las Medidas para una Enseñanza Eficaz (MET, por sus siglas en inglés), proyecto que es una extraordinaria colaboración de tres años entre decenas de investigadores y casi 3,000 profesores voluntarios de siete distritos de enseñanza pública estadounidense quienes abrieron sus aulas para que pudiéramos estudiar la forma en que medimos y damos retroalimentación sobre la buena enseñanza.

A principios de mes, el proyecto MET publicó los resultados finales. El informe confirmó que es posible desarrollar medidas fiables que identifiquen la buena enseñanza.

También indicó que utilizar diversas medidas para comprender el desempeño de un profesor —incluyendo observaciones en el aula, encuestas a los pupilos y el desarrollo del rendimiento estudiantil— proporciona una imagen más completa y fiable de sus fortalezas y áreas de mejora, en comparación a cualquier otra prueba por sí sola.

Algunos críticos dicen que un sistema sólido de evaluación es demasiado costoso. La fundación y otros han calculado que el implementar un sistema de retroalimentación y evaluación basado en múltiples mediciones del desempeño podría costar entre 1.5 % y 2 % del presupuesto general destinado a la remuneración y beneficios de profesores

Pero dicha inversión sería pequeña en comparación con lo que actualmente se gasta en el desarrollo profesional que, con frecuencia, deja escasos resultados.

Y si las lecciones aprendidas para abordar desafíos igualmente complejos en otros sectores sirven como guía, invertir en un sistema fiable para medir y apoyar la enseñanza eficaz traerá consigo buenos dividendos.

El saber identificar y medir la buena enseñanza es un gran paso hacia una mejor retroalimentación, apoyo para los maestros y la construcción de un mejor sistema educativo para todos nuestros hijos, pero es solamente un paso.

El reto ahora es utilizar esta información para dar a los maestros las herramientas, los recursos y el apoyo que necesitan para hacer su mejor trabajo.

En la medida en que las escuelas sean mejor equipadas para prestar apoyo a constructivo y personalizado, los profesores tendrán mayores facultades para ser estudiantes de su propia enseñanza. Vale la pena la inversión para crear ese tipo de ambiente –el cual apoya el crecimiento profesional de los profesores y prepara mejor a los estudiantes para la vida después de la preparatoria.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Bill Gates.

Fuente: CNN

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *