Calentamiento global: ¿Más rápido de lo previsto?

Durante la última década, los científicos creyeron haber encontrado la manera de proteger a la humanidad de los mayores peligros del cambio climático. Según aquellos cálculos, si el calentamiento global se mantenía por debajo de los dos grados Celsius, podrían evitarse desastres como una elevación catastrófica del nivel del mar o sequías devastadoras. Restringir el calentamiento a menos de dos grados centígrados implicaría limitar la concentración atmosférica de dióxido de carbono a 450 partes por millón (ppm), un valor superior a las actuales 395 ppm y las 280 ppm de la época preindustrial.

Al parecer, su análisis pecó de optimista. Los últimos datos globales indican que el planeta está experimentando un cambio más rápido de lo previsto. El volumen de banquisa (hielo marino flotante) que está desapareciendo del océano Ártico supera las previsiones, y el permafrost de Alaska y Siberia libera más metano —gas que ejerce un potente efecto invernadero— de lo que auguraban los modelos.

Las plataformas de hielo de la Antártida occidental se desploman más deprisa de lo que se estimaba y los glaciares costeros se deslizan hacia el mar a mayor velocidad. Los fenómenos meteorológicos extremos, como las inundaciones y la ola de calor que azotaron gran parte de EE.UU. en verano de 2012, también aumentan. ¿Qué conclusión cabe extraer de todo ello? «Como científicos, no podemos asegurar que mientras permanezcamos por debajo de los dos grados todo irá bien», explica Stefan Rahmstorf, profesor de física oceánica en la Universidad de Potsdam.

Comentario:

Estamos ante una situación muy seria y desgraciadamente no se ve la solución; el calentamiento global es un hecho y esto es debido a la falta de equilibrio entre el medio ambiente y el hombre que ha querido modificarlos para su provecho.

Desde la década pasada se hablaba de que el uso excesivo de ciertos componentes estaban arrasando con la capa de Ozono, como lo explico el Ing. Mario Molina en la plática con Edward Punset , en la cual explica todas las implicaciones que trae el mal uso que estamos haciendo de ciertos elementos, de la manera en la que estamos modificando nuestro entorno y con ello alterando el equilibrio ecológico existente.

¿Cómo remediar esta situación? los expertos no dan ninguna solución ya que la solución no está en un solo sector, en una sola persona o una sola forma de proceder: la solución está en todos nosotros, siendo más conscientes hacia nuestro mundo, siendo más responsables con lo que consumimos, con nuestros semejantes, con los animales, con la flora, en fin siendo parte activa no destructiva de nuestro medioambiente, necesitamos hacer cambios, pero unidos, para poder remediar o por lo menos impedir que el daño continúe. Todos necesitamos de todos y solo así podremos lograr algo.

Fuente: Investigación Y Ciencia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *