Alas que tocarán nuestro corazón


Después de un incendio en el Parque Nacional de Yellowstone en E.U., los guardabosques empezaron a recorrer una montaña para evaluar los daños provocados por el fuego.
 
Uno de los guardabosques encontró un pájaro literalmente carbonizado de pié como una estatua en el suelo al pié de un árbol. Abrumado por esta visión,  tocó levemente al pájaro con una vara. Al hacerlo tres polluelos se deslizaron de debajo de las alas de la madre muerta. La amorosa madre, consciente del desastre inminente, transportó a sus pequeños hasta la base del árbol y los había cubierto bajo sus alas, sabiendo por instinto que el humo tóxico subiría en la atmósfera. Ella hubiera podido volar y ponerse a salvo, pero se negó a abandonar a sus crías.
 
Después las llamas llegaron y el calor quemó su cuerpecillo, pero la madre había permanecido firme, porque estuvo dispuesta a morir, para que los que protegía con sus alas pudiesen vivir.
 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *