Un momento de comprensión, un cambio de vida

Comentario:

Cuántos de nosotros no tenemos un impedimento físico o emocional en algún grado. Hay quien considera que no lo tiene; pero es cuestión personal conocer y aceptar sus propios impedimentos. 

Por ejemplo podemos observar qué tan capaces somos de tolerar y de ser pacientes con aquellos que no nos rodean.  Esto nos podría revelar tal vez que no somos ni pacientes ni tolerantes en la mayoría de las situaciones y no comprendemos a los demás como quisiéramos.  Esa es una deficiencia común, que padecemos todos.

Por lo tanto, el trabajo que debemos realizar es acercarnos a los demás e investigar las causas que no nos permiten tolerarlos y ser pacientes con ellos. Nuestra observación será exclusivamente personal pero debemos entender que eso que nos irrita es algo que sólo está dentro de nosotros mismos.  Esas personas no se ven afectadas por mis sentimientos internos, ya que ellas tienen sus propias percepciones sobre mí, y a lo mejor esas percepciones son tolerantes y pacientes. 

En pocas palabras, llegar a entender lo que nos molesta de otros, nos permitirá acercarnos a ellos con otra mirada y tal vez seamos capaces de colaborar con ellos. 

La mejor forma de ayudar a alguien es brindar apoyo con tolerancia y paciencia, y siempre debemos partir de la premisa que actuamos con un amor desinteresado, sin colocar obstáculos a una persona que no ve, ya sea física o emocionalmente

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *