Tragedia en Brasil: las lecciones no aprendidas del caso Cromañón

«Pasan los años y las historias se repiten».

Los zapatos de las víctimas de Cromañón, emblema de la tragedia. Así se expresó -a través de un comunicado- un grupo de familiares de la llamada tragedia de Cromañón en Argentina, en referencia al incendio de una discoteca en Buenos Aires en 2004 que dejó 194 muertos, en su mayoría jóvenes. Este incidente es considerado el peor de su naturaleza -incendio, en lugar nocturno lleno de gente- en la historia del país.

Lo sucedido el domingo en la madrugada en la ciudad brasileña de Santa Maria, en sureño estado de Río Grande do Sul, inevitablemente revivió el calvario de quienes perdieron a algún familiar en la discoteca República de Cromañón, cuyo nombre en corto, «Cromañón», quedó asociado inevitablemente a una imagen de decenas de zapatos semiquemados de los fallecidos en el lugar hace ocho años.

«Situaciones idénticas a Cromañón se enumeran una tras otra hilvanando nuevamente un historia que por ser repetida no deja de conmocionarnos», señala el comunicado de aquellos que pertenece a la agrupación Familias por la Vida. Y agrega: «… Otra vez los valores trastocados, el lucro antes que la vida, otra vez una banda ambiciosa e inconsciente matando con sus actitudes irresponsables, pirotecnia igual que en Cromañón desde la banda, puertas cerradas, falta de salidas de emergencias, (…), público en cantidad superior a las permitidas, habilitaciones permisivas, local no inspeccionado desde hace más de 4 meses, todo igual que en la Masacre de República de Cromañón».

Comentario:

Tristemente vemos que este tipo de noticias se presentan en todo el mundo, pero mientras sea el egoísmo nuestra motivación y no el bienestar de los demás, continuarán los problemas que afectan a terceros sin que nadie tome consciencia de la gravedad y no se aplique la normatividad correspondiente para que los jóvenes puedan estar en un lugar divirtiéndose seguros sin poner en riesgo sus vidas,como vemos lo sucedido en Brasil
 
Necesitamos hacer un cambio en nuestra manera de pensar y percatarnos que todas las acciones que tomamos tienen consecuencias y que tratándose de la vida de las personas no podemos permitirnos negligencias. Está en nuestras manos hacer el cambio, está en nuestras manos formar una sociedad mejor para nuestros hijos.

Catorce personas fueron condenadas ante la justicia por lo ocurrido en Cromañón. El grupo incluyó a los integrantes de la banda Callejeros que tocaba en la discoteca, los dueños del local, efectivos policiales e incluso funcionarios del gobierno de Buenos Aires a quienes se les acusó de no haber efectuado los controles necesarios.

Las sentencias de todos fueron revisadas en diciembre pasado y el tribunal ordenó el traslado inmediato de todos a prisión, incluyendo a una ex funcionaria que recientemente tuvo un bebé y ahora lo amamanta en un pabellón de la cárcel de mujeres de Ezeiza.

El caso fue de tal magnitud que hasta le cobró el puesto al jefe de gobierno de la capital argentina para ese entonces, Aníbal Ibarra, quien fue objeto de un juicio político.

Reformas

El siniestro de Cromañón -en buena medida por el impacto de tantas muertes y la organización de grupos de familiares- también derivó en una revisión profunda de los parámetros de seguridad de locales nocturnos en Buenos Aires, y en muchas otras partes de Argentina.

«Situaciones idénticas a Cromañón se enumeran una tras otra hilvanando nuevamente un historia que por ser repetida no deja de conmocionarnos»

Comunicado de Familias por la Vida

Las autoridades iniciaron una reforma para que se acatase de manera más estricta el tema de la seguridad, no sólo en discotecas, sino también en diversos locales como teatros, bares o salas de tango.

La corresponsal de BBC Brasil, Marcia Carmo, con larga residencia en Argentina, recuerda que «la tragedia en la discoteca generó una serie de medidas bautizadas como ‘el efecto Cromañón'».

«Investigaciones posteriores al incidente revelaron que de unos 200 locales nocturnos, apenas 61 cumplían con las medidas de seguridad necesarias. Y ello se supo después de que informes policiales y judiciales mostrasen que la discoteca República de Cromañón tenía el certificado de bomberos vencido, cerca del triple de las personas permitidas y problemas con las salidas de emergencia», señaló Carmo.

Además, como aparentemente sucedió en Brasil, en Cromañón el detonante fueron los fuegos artificiales, que aunque estaban prohibidos, fueron permitidos y utilizados.
Otra coincidencia con Cromañón es que la discoteca Kiss tenía el certificado de bomberos vencido.

Perspectivas

Brasil llora a los muertos en la discoteca

Un incendio en una discoteca en Santa Maria, en el sur de Brasil, dejó al menos 233 fallecidos. El se habría iniciado tras el uso de fuegos artificiales dentro del recinto.

En Argentina, las asociaciones de familiares de víctimas de Cromañón mantuvieron durante varios años una presencia y fuerza que no fue desestimada por los diferentes grupos y sectores políticos de la ciudad de Buenos Aires.

Aunque tras ocho años su presencia se fue minimizando, también la sentencia de prisión efectiva que se le dictó a los 14 acusados el mes pasado fue visto como un posible cierre para muchos afectados por este siniestro.

No obstante, con lo sucedido en Brasil muchos familiares de aquellos que fallecieron probablemente revivieron un momento de extrema angustia y horror.

«Con el profundo dolor de revivir lo vivido nos hermanamos con los padres, familiares y amigos de las víctimas del Club Kiss, solidarizándonos con ese dolor que lacera la mente, el alma y el cuerpo, apoyando el pedido de justicia que muy pronto harán escuchar», señaló el grupo Familias por la Vida.

Fuente: BBC

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. sandro omar alfaro dice:

    Es triste lo que paso, pero Brasil cuando paso lo de Cromañon. pregunto colaboro con algo para las víctimas. Si es así todo bien, pero sino hasta cuando Argentina seguira ayudando a paises extranjeros cuando ni siquiera `puede satisfacer las necesidades de los argentinos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *