Pobreza e indigencia: once millones de personas viven con menos de $ 35 al día

El 30% de la población urbana de todo el país –cifra que equivale más de 11,1 millones de personas– vive con menos de $ 35,50 por día o $ 1.067 por mes. Estos números surgen de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) elaborada por el INDEC, que corresponde al tercer trimestre de 2012. Incluyen todo el dinero que ingresa en los hogares o familias : ya sea del trabajo por cuenta propia (“changas”), profesional, en relación de dependencia -en blanco o “en negro”-, jubilación, pensión, rentas, prestaciones sociales o cualquier tipo de ayuda en dinero.

Si aquel 30% se desglosa en tres partes iguales, se desprende que un tercio (3,7 millones de personas) disponen de menos de $ 17 por día para vivir. Otro tercio tiene entre $ 17 y $ 26 diarios. Y el tercero tiene entre $ 16 y $ 35,50. En promedio esas 11,1 millones de personas viven con $ 21,50 por día o $ 650 por mes. Se trata de adultos, adolescentes, niños o gente mayor que, en promedio, vive en hogares integrados por 4 o más personas con un ingreso familiar total, también promedio, de $ 2.800 mensuales, según los datos que surgen del informe oficial.

Esto se debe a que el 30% de la población que tiene ingresos provenientes de sus actividades, de la jubilación o prestaciones sociales, recibe menos de $ 1.800 por mes , de acuerdo con el INDEC. De ese ingreso, en muchos hogares, dependen 2 o más personas. En tanto, las prestaciones sociales son de montos exiguos. Por ejemplo, la Asignación por hijo de $ 340, equivale a $ 11,33 por día y va perdiendo poder adquisitivo ante la inflación creciente.

Comentario:

Este problema es generalizado, no solamente en América Latina sino en todo el mundo y el fenómeno crece día a día según los datos del Banco Mundial. La falta de recursos, el analfabetismo y el gran crecimiento demográfico son puntos importantes que llevan a esta situación (ONU); esto crea inmigración, inseguridad, depresión,  etc., males que son muy comunes hoy en día, sin embargo nos encontramos que nuestro amado planeta tiene recursos suficientes para abastecer a toda la población mundial. Entonces, ¿qué es lo que está pasando? La mala distribución de estos, el afán del hombre por acumular artículos que muchas veces después tira a la basura, como vemos la gran cantidad de alimento que se desperdicia año a año.

No queremos sonar como el cuento de Pedro y el Lobo. Siempre anunciando su llegada, y finalmente cuando llega, todos se muestran sorprendidos. Las voces de advertencia están allí, las recomendaciones también. Cada uno de nosotros debe comprender el rol que le corresponde en este drama que estamos viviendo y asumirlo con responsabilidad.

En términos geográficos, se advierte que esta realidad social se hace más apremiante en las provincias del Norte argentino (ver infografía). Mientras en el Sur, si bien los ingresos son mayores, el costo de vida es muy superior. Por ejemplo, en Tierra del Fuego, según la Dirección de Estadísticas y Censos Provincial, la canasta básica de pobreza para un matrimonio con dos hijos ronda los $ 8.500 mensuales o $ 283 diarios.

Actualmente, el Gobierno paga 1,2 millones de pensiones no contributivas, 4,5 millones de asignaciones por hijo y por embarazo, más de 1 millón de planes de empleo y más de 2 millones de jubilaciones por moratoria . Sin embargo, los ingresos de buena parte de esa gente, sumado a los de sus familiares, no les permite salir de la condición de pobreza . Y muchos no consiguen siquiera salir de la indigencia, que tiene un umbral de ingreso más bajo.

Esta realidad contrasta con las cifras del INDEC que considera que una familia de 4 personas (matrimonio y dos chicos) no es pobre si cada uno dispone de más de $ 13,30 por día o más de $ 1.600 de ingreso familiar. Según las cifras del organismo, alcanzaría con 6 pesos diarios por persona para alimentarse y no ser indigente .

De ahí que para el INDEC en el primer semestre de 2012 apenas el 6,5% de la población habría sido pobre. Y con estos nuevos números, para el cuestionado Instituto oficial la pobreza ahora rondaría el 5% (menos de 2 millones de personas).

Las mediciones alternativas ubican el costo de la canasta de pobreza de una familia tipo en el doble de lo que indica la estadística oficial . Y en este caso, considerando cifras diferentes a las oficiales, la pobreza actual no bajaría del 20% de la población urbana (más de 7 millones de pobres). Una diferencia, en más o en menos, de 5 millones de pobres .

Pero igualmente hay cifras oficiales que no pueden evitar reflejar el grado de inequidad social: 30% de la población de menor ingreso per cápita familiar recibe el 8,7% del total, mientras el 10% más rico se queda con el 31,4%.

Fuente: El Clarin

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *