¿Es cierto que cada vez hay más adictos al trabajo?

Según un estudio desarrollado por investigadores españoles, el porcentaje de adictos al trabajo en España ronda hoy el 4,6% pero en tres años la cifra podría alcanzar el 11,8% de los trabajadores. La adicción al trabajo implica dedicar una excesiva cantidad de tiempo y energía a trabajar y hacerlo de forma muy intensa y compulsiva. “Otros trabajan duro porque les divierte y no porque sientan que es lo que tienen que hacer, son los trabajadores ‘engaged’ o muy vinculados con su trabajo”, aclara Mario del Líbano, investigador de la Universitat Jaume I y coautor del estudio.

Para construir el modelo matemático a partir de los resultados de la encuesta, los matemáticos valencianos dividieron a la población en tres categorías: trabajadores racionales (con 40 horas o menos semanales); «sobretrabajadores» (más de 40 horas) y adictos (determinados por su nivel de compulsión a partir de las respuestas ofrecidas en la encuesta).

 


A partir de la aplicación del modelo, el estudio augura un incremento de adictos laborales en todos los escenarios. En el de la OCDE, la tasa es de un 11,72%; de un 11,65% en el de FUNCAS; y en el peor de los escenarios de un 11,55%. “Del estudio se deriva la necesidad de poner en marcha medidas de cara a evitar el contagio de la que está considerada como una de las psicopatologías sociales de este siglo”, concluyen los científicos.

Comentario:

Estamos viviendo tiempos en los cuales nos está invadiendo la soledad – cuanto más dolorosa si estamos junto a alguien más – y el refugio que encontramos es estar ocupados realizando algún trabajo todas las horas que sea posible, para olvidar el vacío que no podemos resolver.  Pero el hombre no fue creado para vivir aislado sino para vivir en compañía, dentro de una sociedad, con una familia, para distribuir su tiempo en todas las tareas, incluso las recreativas.

El camino más recomendado es olvidar nuestro ego, darle la espalda, de otra forma todos nos darán la espalda a nosotros. Es un pensamiento profundo que debemos meditar y si nos hemos equivocado, rectificar. No solo nuestros intereses y amor propio cuentan. Las personas que nos rodean son las importantes. Todos los cuentos y las historias hablan de esto, de olvidarse de uno mismo y andar hacia el otro.

Fuente: Muy Interesante

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *