Emociones dañinas, bienestar interior

Imagen 1.- Hoy en día, la depresión enmascarada está por todas partes. No depende de lo desarrollada que esté una sociedad ni de su nivel de vida. No depende de nada. Estamos observando el proceso de transición en forma de depresión enmascarada hacia una forma explícita, porque la interconexión integral de todos los elementos de la naturaleza está revelándose abiertamente en el mundo, mientras que nosotros somos incapaces de volvernos similares a ella. Tenemos que estar integralmente interconectados, para ser una sola humanidad conjunta.

Imagen 2.- La labor que muchos estamos haciendo, empieza a sensibilizar y poco a poco a revelarse. Antes ninguna institución tomaba en cuenta las diferentes capacidades y manera de expresarse de los niños hiperactivos. Eran para las escuelas y la sociedad una molestia. Ahora hay proyectos para entenderlos. ¡Pero todavía los ven como personas con un trastorno!

Imagen 3.-Es interesante notar que muchos de los niños que han sido víctimas de los bullies, así como ellos mismos, más adelante podrán presentar una adicción al alcohol, o tendrán tendencia a portar armas.

El hecho de que la incidencia sea cada día más grande, al grado que ha provocado consecuencias fatales en muchos casos, es una señal que debemos repensar nuestra familia y nuestra sociedad. Disminuir las burlas y los maltratos en casa, dar ejemplo de serenidad, razonamiento y amor a nuestros hijos son vitales para evitar que nuestra sociedad sea violenta. Hoy por hoy es difícil salir de casa y caminar por las calles con tranquilidad. Yo les pregunto, ¿no seremos nosotros mismos los responsables al no alimentar un ambiente de comprensión en el hogar, de tolerancia y empatía hacia los demás?

Imagen 4.- Para enfrentar las adversidades es necesario desarrollar nuestra autoestima. (Daniel Coleman.

Saber identificar las emociones es un arte e intentar cambiar por sí mismo es un juego.

Si me siento triste, reiré

Si siento miedo, seguiré adelante.

Si me siento inseguro, levantaré la voz.

Si me siento inferior, vestiré ropas nuevas

Si me siento insignificante, recordaré mis metas

Si siento que no puedo, levantaré mis ojos.

Hoy seré dueño de mis emociones.

Imagen 5.- En esta época contemporánea, muchos estudios dicen que todos padecemos de estrés, aunque no nos damos cuenta. El estrés laboral, incluso puede figurar dentro de las nuevas enfermedades de este siglo. Todas las técnicas, consejos, recomendaciones sobre cómo manejar la presión en nuestro lugar de trabajo, hasta la fecha no han dado resultados positivos. Al contrario, nosotros mismos nos podemos dar cuenta que el problema sigue creciendo, hasta derivar en enfermedades graves.

¿Entonces, qué hay que hacer? Tenemos que entender primero, que nuestra sociedad egocéntrica, nos ha hecho perder totalmente nuestras rutinas naturales y nos ha obligado a adquirir nuevos hábitos que van totalmente en contra de nuestra naturaleza. Tenemos que volver a recuperar nuestros ciclos naturales en todas nuestras actividades. Volver al equilibrio y armonía con todo nuestro entorno, y obtendremos nuevamente una salud absoluta.

Imagen 6.-  Básicamente cuando escuchamos y respondemos a los impulsos de nuestro ego, con un comportamiento reactivo, sucumbimos a la provocación que nos incita a precipitarnos en nuestros juicios, a gritar, a tener deseos de maltratar a los demás, sentimos ganas de mentir y engañar. Si permitimos que estos impulsos de nuestro amor propio rijan en nuestra existencia entonces nuestro comportamiento egocéntrico que actúa bajo el estrés crea una energía negativa que se manifiesta físicamente en nuestro cuerpo como enfermedades del corazón. Curiosamente el diccionario de la Real Academia define bilis como cólera, enojo, irritabilidad, rencor, lo cual prueba que existe una conexión entre el comportamiento humano y la salud

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *