El ranking de los países más corruptos del mundo

Según la organización Transparencia Internacional, que desde 1995 elabora anualmente el Índice de Percepción de la Corrupción clasificando a los países en un ranking según el grado de percepción de la corrupción en el sector público -en la que intervienen empleados públicos y políticos-, en 2012 los países más corruptos del planeta fueron Somalia, Corea del Norte y Afganistán, seguidos de Sudán. La organización, con sede en Berlín, ha analizado un total de 176 Estados. Los menos corruptos según el índice 2012 son Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda.

Para Transparencia Internacional, la corrupción se define como «el abuso del poder delegado para beneficio propio«. La puntuación de un país/territorio indica el nivel de percepción de corrupción que existe en este, en una escala de 100 (percepción de ausencia de corrupción) y 0 (percepción de muy corrupto).

Entre los países europeos, solo Italia, Malta, Hungría, Polonia, Rumanía y Portugal se sitúan por delante de España en percepción de la corrupción. Concretamente, España ocupa la posicion 30, con una puntuación de 65. Italia no llega tan siquiera al aprobado, con una puntuación de 42.

Comentario:
De acuerdo a la definición que Transparencia Internacional hace de la corrupción donde la considera como  «el abuso del poder delegado para beneficio propio».  Percibimos que los resultados están manipulados porque realmente todos somos corruptos.

Todos los humanos estamos en un constante conflicto entre nosotros para ver quién “devora” al otro, lo pone de espaldas, le hace trampa, lo muerde, le roba. Subconscientemente, todo el tiempo estamos midiéndonos de esta manera en comparación con otros.

Si no nos sentimos como más elevados que otros al menos en algo, nos deprimimos y nos sentimos menos impotentes. Debemos vengarnos, destruir y dirigir al mundo a cualquier tipo de guerra si vemos que no tenemos éxito.
Esto significa que el mundo no es importante para nosotros y tampoco las personas. Todo lo que necesitamos es nuestro pequeño, personal, individual éxito egoísta.

Cuando pensamos en el éxito, antes que nada, pensamos en cómo tenemos que pasar sobre alguien en el camino, pisar a alguien que está en mi camino, etc. Estos pueden ser personas, organizaciones, problemas personales internos o lo que sea, pero constantemente tengo que superar algunos obstáculos.

Todo surge del hecho de que nuestro movimiento hacia adelante está basado sólo en la lucha de siempre ganar en los conflictos mutuos aunque para lograrlo tenga que ser corrupto.

A nadie le importa la justicia. Cada uno de nosotros necesitamos ganar, ¡Y todo el resto puede venir después! Si necesito cambiar algo para tener éxito, digamos, mi perspectiva, estoy dispuesto a hacerlo ya que ganar es ahora más importante para mí que cambiar mi perspectiva.

Por lo tanto por eso afirmo que el abuso del poder lo ejercemos constantemente todos, para nuestro propio beneficio y es eso precisamente  lo que debemos cambiar, erradicar, eliminar en nosotros mismos, pues debemos  entender que todos somos uno.
Fuente: Muy Interesante

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *