Plantar vida

 

Hasta que no caves un agujero, plantes un árbol, lo riegues y lo hagas sobrevivir, no has hecho nada. Sólo estás hablando”. (Wangari Maathai)

La asociación Reforesta ha lanzado una nueva campaña orientada a extender y mejorar la superficie de los bosques y a promover el voluntariado ambiental en España. La disminución de las subvenciones destinadas a la conservación de la biodiversidad propicia esta iniciativa que busca la colaboración de toda la ciudadanía.

La entidad ofrece por 15 euros la posibilidad de adquirir una tarjeta regalo que acredita que un árbol se plantará en un espacio natural. La tarjeta de adopción incluye las coordenadas del lugar donde se plantará y además, dos espacios en blanco para poder personalizarla: uno para incorporar una frase y otro para añadir un nombre al árbol, que también aparecerá en una etiqueta que se colocará en el mismo.

Reforesta también organiza jornadas de voluntariado para plantar y cuidar los árboles, animando a los padrinos y madrinas a que participen. Cada trimestre, en la página Web http://www.reforesta.es/voluntariado/ aparece un calendario que indica los días en los que realizan labores de conservación forestal. Pueden participar personas de cualquier procedencia geográfica que estén interesadas en colaborar aunque de momento, las actuaciones se están llevando a cabo en el Parque Nacional de las Cumbres del Guadarrama, en Madrid.

Comentario:

Toda la ecología no es más que una red integral de relaciones, donde sólo el hombre destruye este balance.  Sin embargo, tal  vez no nos hayamos dado cuenta pero realmente la humanidad ha empezado a desarrollarse en una dirección que nunca antes habíamos tenido. Y lo decimos por las acciones que están haciendo estos grupos en España al tratar de recuperar el equilibrio de las zonas naturales, precisando que primero se debe lograr reducir la extracción de los recursos hasta cuanto seamos capaces de mantener el equilibrio con la regeneración de los ecosistemas.

Para lograrlo dependemos totalmente de cuánto nosotros nos podemos comprometer en moderar nuestro consumo. Y es precisamente esta dirección que se está manifestando la que nunca se había considerado en este tipo de acciones. Estamos tan acostumbrados a medir el éxito en base a cantidades, es decir, hacer todo lo posible para obtener el mayor beneficio al mínimo costo, y es así como, nos hemos desarrollado.

De modo ineludible, todos nosotros disminuiremos nuestro nivel esencial de producción y consumo de artículos y no más. Esto llevará a la economía a su tamaño justo y  necesario. La humanidad ya esta cambiando, sumemos nuestros esfuerzos hacia el fortalecimiento de una sociedad en armonía con su medio ambiente y sus semejantes.

La responsable de proyectos de la asociación Reforesta, Verónica Orosa Monteso, recuerda que en 2009 se comenzó con el programa Reforestaciones y que, campaña tras campaña, la demanda para sumarse como voluntario ha ido aumentando sensiblemente. “El caso de este otoño de 2012 está siendo especialmente sorprendente: las plazas que ofertamos por jornada son 15 y tanto en días de diario como en fines de semana, estamos completando el cupo muy rápido. De hecho, hay varias personas que han decidido sumarse de forma continuada, apuntándose para todos los días que se necesita apoyo”, explica a Noticias Positivas.

En ese sentido, ha asegurado que cada jornada de plantación es especial y que en la última de ellas, acudieron dos personas que acababan de jubilarse y que habían decidido seguir en activo a través de actividades gratificantes con las que antes no podían colaborar. “Al finalizar, estaban pletóricos, según nos dijeron, habían encontrado una bonita actividad con la que seguir activos y nos expresaron su intención de repetir siempre que necesitásemos apoyo”, relata.

La responsable del proyecto ha considerado que para recuperar el equilibrio de las zonas naturales, lo primero que tendría que pasar es que “la tasa de extracción de los recursos estuviera dentro de la capacidad de regeneración de los ecosistemas de los que se extrae, y ahora mismo, no es así”. Y agrega: “para poder calcular cómo restablecer el equilibrio natural, tendríamos que saber cómo de dispuesta estaría la población a moderar su consumo, de tal forma que se extrajera sólo aquello que se pudiera regenerar en un tiempo prudente y que evitase que el sistema ecológico se fuese degradando”.

Reforesta nace en 1991 y su objetivo es organizar actividades en los ámbitos de la educación y la conservación. Entre ellas destacan el Programa de Educación Ambiental y Energética en La Pedriza, la edición de la publicación gratuita El Correo del Medio Ambiente; los programas de Voluntariado de Restauración del Medio Natural; y el proyecto “Huertos Compartidos”.

Fuente: NoticiasPositivas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *