El carpintero y el olivo

 
Había contratado un carpintero para ayudarme a reparar mi vieja granja.  Terminó su primer día de trabajo que había sido muy duro: su sierra eléctrica se había estropeado lo cual le había hecho perder mucho tiempo y ahora su viejo camión se negaba a arrancar.
Mientras lo llevaba a su casa, permaneció en silencio.  Me invitó a conocer a su familia y antes de llegar a la puerta de entrada, se detuvo brevemente frente a un precioso olivo centenario tocando el tronco con ambas manos.
 

Al entrar, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara sonreía plenamente. Abrazó a sus dos pequeños hijos y besó a su esposa. La energía lo había cambiado completamente. Después me acompañó hasta el coche.
Cuando pasamos cerca del olivo, sentí curiosidad y le pregunté por qué lo había tocado.
– Ese es mi árbol de los problemas, – contestó.
– Sé que no puedo evitar tener problemas durante el día, como hoy en el trabajo por ejemplo, pero no quiero traer estos problemas a mi casa. Así que cuando llego aquí por la noche, cuelgo mis problemas en el árbol. Luego a la mañana siguiente cuando salgo de la casa los recojo otra vez.
– Lo curioso es, – dijo sonriendo – que cuando salgo por la mañana a recoger los problemas del árbol, ni remotamente encuentro tantos como los que recuerdo haber dejado la noche anterior.
Maestro: si te centras en el ahora desaparecen todos los problemas.
Relato enviado por un lector

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *