¿Qué es el Bullying? el porqué y sus consecuencias

El bullying es una palabra para expresar el abuso que cometen ciertos individuos que sienten la necesidad de lastimar a los demás para disminuirlos, humillarlos, en ocasiones hasta destruir reputaciones,  y todo esto para experimentar una sensación de poder, dominio, subyugación. Son mentirosos muy convincentes y provocan daños muy graves  a las víctimas que eligen. Existen en todos los niveles, según las edades.  Empieza en la escuela; seguro muchos de ustedes tienen recuerdos no tan agradables  al respecto, que hasta pudieron dejarles cicatrices imposibles de borrar.

Este desorden de la personalidad no cambia con la edad, sino que se va desarrollando desde la infancia, la adolescencia, hasta llegar a la edad adulta, cuando los bullies se convierten en personas que pueden cometer fraudes, asaltos y ofensas del orden físico y sexual. Dentro de los lugares de trabajo, sus colegas son presa fácil pues el adulto común tiene dificultad para entender que tales individuos puedan existir y piensan que el ser humano es naturalmente bueno.

El castigo tiene poca importancia para ellos, pues tienen severos problemas al procesar las emociones tal como el temor para cometer ciertas acciones, que una persona consciente y empática ni siquiera tendría la idea de realizar. Es por esto que se convierten en abusadores seriales.

Es interesante notar que muchos de los niños que han sido víctimas de los bullies así como ellos mismos, más adelante podrán presentar una adicción al alcohol, o tendrán tendencia a portar armas.

El bullying es un foco rojo de que el niño, o joven, no ha aprendido a controlar su agresividad y necesita ayuda profesional que le muestre la manera saludable de interactuar con los demás. Los terapeutas están capacitados para guiar al niño a descubrir por qué el bullying es perjudicial tanto para la víctima como para el victimario y por ende para toda la sociedad en general.  Las personas involucradas deben alentar al niño a desarrollar empatía y sensibilidad para comprender los sentimientos de los demás. Los parientes deben recibir ayuda para disminuir la ira y el abuso intrafamiliar y mejorar las relaciones interpersonales con los niños que presentan el desorden de bullying.

El hecho de que la incidencia sea cada día más grande, al grado que ha provocado consecuencias fatales en muchos casos, es una señal que debemos repensar nuestra familia y nuestra sociedad. Disminuir las burlas y los maltratos en casa, dar ejemplo de serenidad, razonamiento y amor a  nuestros hijos son vitales para evitar que nuestra sociedad sea violenta. Hoy por hoy es difícil salir de casa y caminar por las calles con tranquilidad. Yo les pregunto, ¿no seremos nosotros mismos los responsables al no alimentar un ambiente de comprensión en el hogar, detolerancia y empatía hacia los demás?

Necesito de Todos, Necesito de Ti.

 

 

También te podría gustar...