Trágica historia de Malala, quien defiende los derechos de niñas paquistaníes a estudiar

Ni noticias del Gobierno, ni de las próximas elecciones. Todas las cadenas de televisión de Pakistán han abierto hoy sus informativos con el ataque de los talibanes contra Malala Yousafzai, una estudiante de 14 años. ¿Qué había hecho esta cría para merecer su ira? Estudiar y defender el derecho de las niñas paquistaníes a recibir una educación, también en su comarca, el valle del Swat, al noroeste del país. El pistolero la ha alcanzado en la cabeza y fuentes médicas debatían anoche -hora local- la conveniencia de trasladarla a Dubái para intervenirla.

Malala iba a abordar el autobús de regreso a casa a la salida de su escuela en Mingora, la capital de la comarca del Swat, cuando un barbudo ha preguntado por ella y tras identificarla, ha disparado, según el relato policial difundido por las agencias de noticias. Otras dos niñas también han resultado heridas. Nada más conocerse la noticia, el primer ministro, Raja Pervez Ashraf, ha enviado un helicóptero para llevarla al hospital militar de Peshawar, la capital provincial. Las escuelas de su zona han anunciado que cerrarán mañana en señal de protesta.

Y es que Malala es una heroína local. Todo se remonta a 2009, cuando la BBC en urdu empezó a publicar el diario que escribía. El blog reflejaba, con los ojos de una niña de 11 años, el horror que había supuesto para su comarca el progresivo control de los talibanes desde 2007.

“Cuando hacemos fila en el patio por la mañana nos han dicho que no llevemos ropa de colores porque podría molestar a los talibanes”, escribió Malala bajo el pseudónimo de Gul Makai. En otra ocasión contó que iban al colegio con ropa de calle para que el uniforme no delatara que eran estudiantes. “Escondíamos los libros bajo el chal”, explicaba.

Comentario:

La educación de las niñas de hoy es de suma importancia, pues el día de mañana ellas serán las educadoras de la próxima generación. ¿Cómo queremos que sea la próxima generación? Es necesario poner en las manos de las niñas de hoy las herramientas que les permitan formar una sociedad en donde los individuos estén conscientes de los derechos de los demás. Necesitamos comprender que una mujer que no es feliz proyecta sus frustraciones en sus hijos porque para bien o para mal la crianza está en manos de las mujeres.

El valle del Swat, hasta entonces uno de los destinos turísticos favoritos de los paquistaníes por sus espectaculares paisajes, se transformó por completo bajo la férula de los radicales islamistas. Dirigidos por un antiguo operador del único telesquí del país, el tristemente famoso maulana Fazlullah, prohibieron la música, organizaron tribunales, impusieron su ley y ejecutaron a quien no la respetaba. También terminaron por cerrar las escuelas femeninas.

“Como hoy ha sido nuestro último día de clase, hemos decidido jugar un poco más en el patio. En mi opinión, la escuela volverá a abrir un día, pero cuando me iba he mirado al edificio como si no fuera a regresar nunca”, anotó Malala ese día.

Su identidad solo se conoció después de que el Ejército recuperara de nuevo el control del valle a mediados de 2009. Entonces, el Gobierno la condecoró por su valor y también recibió varios premios infantiles internacionales. Hija de un maestro, sus padres apoyaron su campaña y se mostraron orgullosos de ella. Con el reconocimiento, llegaron también las amenazas de los fanáticos.

Durante los tres últimos años, la comarca ha estado relativamente tranquila, a pesar de algunos atentados aislados. De hecho, miles de familias que huyeron de los talibanes han ido regresando poco a poco. Pero los extremistas no han perdonado el desafío de Malala.

“Era joven, pero estaba promoviendo la cultura occidental”, ha justificado el portavoz talibán, Ehsanullah Ehsan, en una llamada a Reuters para atribuirse la autoría del atentado. Su uso del pasado indicaba que la daban por muerta.

Malala, que primero quería ser médico y luego estudiar leyes para dedicarse a la política, estaba muy grave. Según un comunicado del hospital militar de Peshawar, la bala le entró por la oreja y llegó hasta el cuello. Tras examinarla, los médicos aconsejaron que sea tratada fuera del país y el Gobierno estaba haciendo gestiones para su traslado, muy posiblemente a Dubái.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Gigi dice:

    En una sociedad limitada por las fuerzas de poderes absolutos que crean barreras que separan naciones, multitudes,masas o grupos que desean simplemente obtener la libertad de el conocimiento y el valor como seres humanos que persiguen metas y suenos. Es una tristeza ,el saber que por tu ubicacion geografica ,social,politica o economica condicionada por el tiempo, por cadenas generacionales que forman parte de una historia a la que te niegas a pertenecer, que tengas que rendirte aun antes de empezar la lucha o formar parte de una pagina que sera en un futuro un vago recuerdo. Se podran silenciar muchas voces, podremos vivir en la oscuridad como testigos mudos pero la consistente lucha y balance de los opuestos finalmente despues de una gran batalla se inclinara hacia la luz de la verdad.

  2. David dice:

    “Escondíamos los libros bajo el chal”, cual si fuesen armas; y ellas, terroristas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *