Sistema que captura la luz solar podría abastecer de electricidad a clínicas alejadas de las grandes ciudades

 

Alrededor de mil cuatrocientos millones de personas en el mundo no pueden acceder a la electricidad y una cantidad todavía mayor accede únicamente a fuentes muy poco confiables. Además, existen alrededor de treinta mil clínicas y sesenta mil escuelas en todo el mundo que no tienen conexión eléctrica.

Una compañía sin fines de lucro llamada Solar Turbine Group (STG Internacional) dirigida por el ingeniero Matthew Orosz y sus colegas, ha desarrollado una alternativa para este problema: un generador alimentado por calor que obtiene su energía del sol. Se trata de un sistema que emplea alimentadores parabólicos espejados (ver fotografía) para capturar la luz del sol y concentrarla en las tuberías ubicadas en el centro del alimentador. De esta forma, el líquido que corre a través de las tuberías se calienta hasta los 160 grados.

El líquido caliente se bombea en el interior de una cámara en donde se expande y acciona un generador que produce electricidad. Este líquido se puede usar también para calentar agua, por lo que dejan de ser necesarios los calentadores eléctricos. Una vez agotado el calor del líquido, el fluido enfriado se condensa y recircula por las tuberías hasta calentarse con el sol nuevamente.

Comentario:

Podemos ver en esta noticia que cada día hay más personas que están interesadas en el bienestar de otros; nos damos cuenta que todos estamos interconectados y que lo que realmente se necesita es que esta conexión se realice de la mejor manera.

Utilizar los medios que la naturaleza nos proporciona adecuadamente es una forma de estar en equivalencia con ella; necesitamos darle el uso correcto a los elementos que nos rodean; si todos buscamos el bien común no solo de las personas sino de todo el entorno podemos restaurar este hermoso planeta llamado Tierra.

El principio detrás de esta idea es en realidad bastante antiguo (fue descubierto en el siglo XIX), aunque sólo en los últimos tiempos los ingenieros aplicaron el calor del sol para hacerlo funcionar.

El sistema se encuentra en período de pruebas en Lesotho, Sudáfrica. El agua caliente es algo muy importante en esta región debido a que los inviernos son muy fríos, ya que sin agua caliente las personas que se encargan del cuidado de la salud no tienen posibilidades de lavarse las manos.

Matthew Orosz, uno de los fundadores de la compañía, declaró que la idea de este sistema proviene de la época en la que trabajaba como voluntario en los Cuerpos de Paz de Lesotho; y que es precisamente allí en donde la empresa planea establecer cinco sistemas operativos para realizar pruebas de campo en clínicas lejanas. Además, afirmó que se trata de una excelente opción para las clínicas sin fuentes confiables de energía,  que se encuentran demasiado lejos de las ciudades; y para aquellas áreas en las que la luz del sol no es suficiente como para accionar paneles solares.

Fuente: Discovery

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *