Placer y dolor, ¿dulce o amargo?

Comentario:

Aunque en el interior de nosotros mismos conocemos lo que es el placer y le demos el nombre de amor, sabemos que hay algo más, algo que actúa como una especie de proveedor que nos da todo lo que tenemos. Podemos sentir que esto es poco o mucho, dulce o amargo. Este cálculo lo hacemos en base nuestra sensación de dolor o placer. Aquello que me causa placer es dulce y lo que me causa dolor es amargo. Sin embargo, lo que causa dolor a alguien más, y a mí me causa placer, ¿es dulce o amargo?.  Resulta que es relativo,¿cierto?  De esta forma, si podemos dar placer a todos y gozar de la felicidad de los demás, estaremos descubriendo una sensación más humana, más cercana a la verdadera fuerza de provisión (amor) de la naturaleza.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *