Niños

 

                                                        (foto Domingo Garibaldi del Mar)

Comentario:

De niño compartes los acontecimientos más importantes con tu gran amigo, los secretos, que solo tú y él conocen. Ese pequeño secreto les da una fuerza de unión y un lazo invisible que los conecta como uno, el secreto es la llave de la conexión entre los pensamientos y sentimientos de su corazón. ¡Ese lazo los conecta toda la vida!

De niño no se tiene alcance para visualizar. De adulto, atesoras esos sentimientos y sensaciones que los llevaron a unirse.

Hacer que nuestros hijos tengan la oportunidad de vivir y compartir en un ambiente con otros niños donde los pequeños detalles entre ellos, los conecten y fortalezcan su espíritu en su desarrollo hasta llegar a adultos. Es el aprendizaje esencial para aprender sobre la unión con los demás.

Los grandes momentos: travesuras, juegos, paseos, llantos, convierte su relación en el tesoro más grande.

Recordar es vivir. 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *