trabajar-en-equipo

INTERDEPENDENCIA SOCIAL Y EL APRENDIZAJE COOPERATIVO 1 DE 2 PARTES

 

El concepto del aprendizaje colaborativo, en lugar del aprendizaje individual, no es una noción teórica. Se ha experimentado en numerosas oportunidades con repetido éxito, hasta tal punto que cabría preguntarse por qué  hemos hecho caso omiso de sus obvias bondades durante tanto tiempo.

En un ensayo intitulado Psicología Educativa, una historia de éxito: teoría de la interdependencia social y el aprendizaje cooperativo, los profesores de la Universidad de Minnesota, David W. Johnson y Roger T. Johnson presentan un impactante caso sobre la teoría de la “interdependencia social”. Según sus palabras, “Más de 1.200 estudios de investigación han sido realizados durante las últimas once décadas  sobre los esfuerzos cooperativos, competitivos e individualistas”.

Johnson y Johnson compararon la efectividad del aprendizaje cooperativo con respecto al aprendizaje individual, competitivo utilizado normalmente. Los resultados fueron inequívocos. En lo relativo al compromiso individual y responsabilidad personal, concluyeron, “La interdependencia positiva que vincula a los miembros de un grupo se postula para propiciar sentimientos de responsabilidad para: (a) llevar a buen término  nuestra participación en el trabajo; y (b) facilitar el trabajo de los otros miembros del grupo”.

Además, cuando el rendimiento de una persona afecta los resultados de los colaboradores, la persona se siente responsable del bienestar de ellos como si fuera el suyo propio. El fracaso personal es malo, pero defraudar a los demás además de a sí mismo es todavía peor”.

En otras palabras, la interdependencia positiva convierte a los individualistas en personas dedicadas y cooperativas, que es completamente opuesto a la tendencia actual en la que el individualismo excesivo alcanza el nivel de narcisismo.

Para demostrar los beneficios de la colaboración, los investigadores midieron los logros de los estudiantes que cooperaron, comparados con los que compitieron. “Se descubrió que el promedio al que llegó la persona que coopera alcanzó alrededor de dos tercios de una desviación estándar, por encima del promedio de una persona que se desempeña en una situación competitiva o individualista”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>