El pequeño Abeto

 

Había una vez un pequeño abeto en un gran bosque que estaba muy triste. Y lloraba. ¿Sabéis por qué? Por que no le gustaban sus hojas.

– Snif, Snif – lloraba – no me gusta estas hojas tan puntiagudas. Todos los árboles tienen hojas más bonitas que las mías.

Y estuvo llorando todo el día, hasta que de noche, se durmió. Al día siguiente, el abeto se despertó y vió que sus hojas eran grandes hojas de oro.

– ¡Oh! ¡Qué contento estoy! ¡Qué hojas más preciosas! Son todas tan doradas …

Pero tan bonitas eran que pasó un ladrón y se las llevó todas. Y el pequeño abeto volvió a llorar:

– Snif, snif – lloraba – Ya no quiero hojas de oro. Ahora quiero hojas de cristal ¡que son igual de brillantes pero incluso más bonitas!

Esa noche volvió a dormirse pensando en tener hojas de cristal. Y otra vez al despertarse vió su deseo cumplido. Hojas y hojas de cristal coronaban su copa.

– ¡Oh! ¡Qué contento estoy! ¡Qué hojas más preciosas! Son todas tan brillantes …

Pero ese día sopló un viento huracanado que tiró todas las hojas, rompiéndolas en pedacitos. Y el abeto volvió a llorar.

– Snif, Snif – lloraba – Ya no quiero hojas de cristal. ¡Ahora quiero hojas verdes!

Y con ese deseo se durmió otra vez. Y una vez más, al despertarse, vio su deseo hecho realidad

– ¡Oh! ¡Qué contento estoy! ¡Qué hojas más preciosas! Son todas tan verdes …

Pero ese día pasó un rebaño de cabras y vieron sus hojas verdes tan apetecibles que se las comieron todas. Y el pequeño abeto volvió a llorar.

– Snif, Snif – lloraba – Ya no quiero hojas verdes. Ni de cristal. Ni de oro. ¡Quiero mis hojas puntiagudas!

Y esa noche, triste, se volvió a dormir. A la mañana, al despertar, vio que volvía a tener sus hojas puntiagudas. Y sin nadie que las robara, las rompiese o las comiese, creció hasta hacerse un gran abeto y dar cobijo a los animales del bosque.
Hans Christian Andersen

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *