Día Internacional de la Prevención del Suicidio:

El suicidio constituye un problema de salud pública muy importante pero en gran medida prevenible, que provoca casi la mitad de todas las muertes violentas y se traduce en casi un millón de víctimas al año, además de unos costos económicos cifrados en miles de millones de dólares, según ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS),  Cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo, lo que eleva a un millón anual la cifra de aquellos que deciden acabar con su vida, este fenómeno  afecta a todas las regiones del mundo y a todos los grupos de edad, y que es especialmente preocupante porque por cada suicidio hay veinte tentativas fallidas. Las estimaciones realizadas indican que en 2020 las víctimas podrían ascender a 1,5 millones.

«Cada suicidio supone la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares y amigos», ha declarado la Dra. Catherine Le Galès-Camus, Subdirectora General de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental. «El suicidio es un trágico problema de salud pública en todo el mundo. Se producen más muertes por suicidio que por la suma de homicidios y guerras. Es necesario adoptar con urgencia en todo el mundo medidas coordinadas y más enérgicas para evitar ese número innecesario de víctimas.»

Entre los países que informan sobre la incidencia de suicidios, las tasas más altas se dan en Europa del este, y las más bajas sobre todo en América Latina, los países musulmanes y unos cuantos países asiáticos. Se dispone de poca información sobre el suicidio en los países africanos. Se calcula que por cada muerte atribuible a esa causa se producen entre 10 y 20 intentos fallidos de suicidio, que se traducen en lesiones, hospitalizaciones y traumas emocionales y mentales, pero no se dispone de datos fiables sobre el verdadero alcance. Las tasas tienden a aumentar con la edad, pero recientemente se ha registrado en todo el mundo un aumento alarmante de los comportamientos suicidas entre los jóvenes de 15 a 25 años, America Latina tiene la misma tendencia.  Exceptuando las zonas rurales de China, se suicidan más hombres que mujeres, aunque en la mayoría de lugares los intentos de suicidio son más frecuentes entre las mujeres.

Los factores que determinan llevar a cabo una tentativa de suicidio son múltiples y variados -psicológicos, sociales, biológicos, culturales y medioambientales-, pero, generalizando, se puede afirmar que los desordenes mentales (depresión y uso desproporcionado del alcohol, especialmente) son un factor mayor de riesgo en Europa y Estados Unidos, mientras que en los países asiáticos el impulso «juega un papel esencial».

Entre los factores de protección contra el suicidio cabe citar una alta autoestima y unas relaciones sociales ricas, sobre todo con los familiares y amigos, el apoyo social, una relación estable de pareja y las creencias religiosas o espirituales. La pronta identificación y el tratamiento adecuado de los trastornos mentales son una importante estrategia preventiva. Asimismo, existen datos que demuestran que la formación del personal de atención primaria en la identificación y el tratamiento de las personas con trastornos del estado de ánimo puede hacer disminuir los suicidios entre los grupos de riesgo, y así se ha observado en países como Finlandia y el Reino Unido. Las intervenciones basadas en el principio de conexión social y el fácil acceso a la ayuda, como las líneas de ayuda benévola y los programas de chequeo telefónico de las personas de edad, han tenido resultados alentadores. Además, las intervenciones psicosociales, los centros de prevención del suicidio y la prevención escolar son todas ellas estrategias prometedoras.(Esto lo plantea la OMS).

Lamentable ver como este problema ha crecido y sigue en aumento, ¿Qué motiva a una persona atentar contra su propia vida, sabiendo que va a dejar un gran daño a sus familiares y amigos? La depresión es un fuerte factor que origina esto. Desgraciadamente es un mal que crece día a día y tal parece que no podemos encontrar la manera de detenerlo, sin embargo, muchas de la causas es que el ser humano se siente solo, sin conexión con las otras personas.

Nos damos cuenta que necesitamos de todos y que la mejor manera para podernos sentir bien es el tener la seguridad de que somos importante para alguien más, que somos útiles, que somos necesarios, esto lo podemos lograr si nos conectamos con los demás, si buscamos la manera de integrarnos como un todo dentro de nuestro entorno. Busquemos el ser garantes uno con el otro, el saber que lo que hoy haga por alguien, alguien más lo va hacer por mí.

La OMS nos da una serie de medidas para poder empezar a prevenir este mal, el del suicidio, pero el buen éxito depende de ti, de tu esfuerzo, de la integración que se tenga ante la sociedad.

Si queremos sanar nuestra sociedad, darle una mejor esperanza a los jóvenes debemos de empezar ahora a hacer el cambio, ¿tan difícil es hacerlo? ¿A quién no le gusta sentirse querido y entendido por alguien mas? ¿Nos damos a la tarea de hacerlo?

Necesito de Todos, Necesito de ti

Fuentes:OMS,Vanguardia

Investigacion de Necesitos de Todos

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *