15 de septiembre, día Internacional de la Democracia

 


“Democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo”.

Sin embargo, al margen de estas palabras y del hecho que algunos países vivan bajo el régimen democrático, o no,  hemos estado contemplando que nuestro mundo se ha globalizado,  se ha vuelto interdependiente y todos estamos estrechamente interrelacionados.  En el pasado, el mundo era un conglomerado de partes aisladas, pero como la red de conexiones globales se ha fortalecido, nos encontramos ahora en un mundo nuevo, volátil, impredecible.

Sin planearlo, hemos pasado de remar nuestro bote personal en el mar de la vida, a encontrarnos todos en el mismo bote. Y debido a que ahora estamos todos en el mismo bote, claramente dependemos unos de otros. Esto significa que a menos que no lleguemos a un acuerdo respecto al rumbo a seguir, no seremos capaces en absoluto de avanzar hacia esa dirección, como ha quedado demostrado por la desaceleración global.

Tenemos ahora un gran número de  expertos en muchos campos que explican que el  antiguo mundo se está desmoronando ante nuestros ojos porque está basado en un enfoque egocéntrico cuyo momento ha llegado a su fin. El nuevo mundo requiere que reconstruyamos todos los sistemas y procesos basados en un nuevo enfoque de colaboración y garantía mutua, donde todos sean garantes del bienestar de cada uno de los demás. En los próximos años tendremos que aprender cómo trabajar juntos para asegurar nuestra supervivencia. Cada persona, cada sociedad, cada nación, y cada estado tendrán que aprender a trabajar juntos.

Debemos resaltar que incluso bajo el sistema democrático actual y a pesar de décadas de planeamiento, inimaginables esfuerzos y grandes recursos por parte de la ONU para erradicar la desigualdad, la explotación y la falta de las condiciones básicas para sustentar la vida, estos problemas aún plantean grandes desafíos en muchos países. En todo el mundo, unos 1.400 millones de personas viven con menos de $2 por día o menos, mientras que en Australia solamente $5.200 millones en alimentos se desperdician por año.

Durante décadas, los esfuerzos de las naciones en vías de desarrollo para solicitar ayuda en alimentos, salud y desarrollo a los países más prósperos han dado resultados sumamente escasos. Hasta el día de hoy no existe otra opción. Después de todo, el nombre del juego era “El ganador se lleva todo”.
La brecha no sólo existe entre los países, sino también dentro de ellos. La sensación de privación causa tensión tanto a nivel nacional como internacional, y evidentemente, dada la crisis global, la situación puede intensificarse drásticamente.

Pero ahora el juego ha cambiado.  Todos los sucesos que se han presentado en el mundo nos indican que  el mundo está conectado, y lo que se va, regresa. La globalización nos ha hecho interdependientes, y ninguna nación puede explotar a las otras sencillamente porque es más fuerte, o porque paga un precio. Como podemos ver, los países que ayer parecían inexpugnables hoy se están desmoronando. Siguen siendo solventes sólo por la indulgencia de las naciones que, sólo unos años atrás, fueron tratadas como inferiores.

En la realidad globalizada de hoy en día, o todos ganamos o todos perdemos, porque somos interdependientes. Cuando un número suficiente de personas en el mundo abra los ojos a la realidad de la globalización y la responsabilidad compartida, se iniciará un gran cambio. Los países y las personas ya no se explotarán unos a otros; los grandes consorcios ya no explotarán a millones de trabajadores mal pagados alrededor del mundo; ya no se permitirá que los niños mueran de hambre y enfermedades que pueden tratarse con antibióticos comunes; y ya no se abusará de las mujeres simplemente por ser mujeres. De hecho, en un mundo en el que las personas se den cuenta que su propio bienestar depende del bienestar de los demás, cuidarán de todos aquellos que a su vez les brindarán cuidados más adelante.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *