Aumenta a 7.8 millones la cifra de “ninis”; la mayoría mujeres

 

En México siete millones 820 mil jóvenes de entre 15 y 29 años no estudian ni trabajan, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo cual significa que entre 2009 y 2010 se sumaron 594 mil más a estas filas.

Este incremento es preocupante, pero sobre todo porque afecta en mayor medida a las mujeres, ya que por cada joven en esa condición hay 37 mexicanas.

El estudio “Panorama de la educación 2012” de la OCDE destaca que México ocupa el tercer lugar entre los países miembros de la organización internacional con más ninis, 24.4%. Sólo después de Turquía (37%) e Israel (27%).

Pero entre la población con mayores grados de estudio la situación no es la mejor. Pedro Lenin García de León, estadista de la División de Indicadores de la Educación de la OCDE, lamentó que a pesar de que la tasa de desempleo en México es baja, este problema afecta a 5% de los egresados de universidades está sin empleo, y a 4% de quienes no completaron estudios de secundaria.

Comentario:

Volvemos una vez más a el tema de la problemática que enfrenta nuestra juventud en estos momentos y por ende  nuestra sociedad. En este caso, es el tema de los “ninis”, aquellos jóvenes que ni estudian ni trabajan. Y la gran preocupación es que el número de “ninis” se ha ido incrementado y según el estudio afecta en mayor medida a las mujeres. Vemos que países como Turquía e Israel, son quienes ocupan el primer y segundo lugar y México el tercer lugar. Lo cual en cierta medida nos indica que el factor principal en el surgimiento de los “ninis” no es esencialmente un problema de tipo económico,  en los casos de Turquía e Israel Y México, donde el nivel per cápita es realmente alto, comparado con otras economías, pues se lo considera como medio – alto, estando México por encima de Turquía  e Israel se considera el país con el cuarto nivel más alto en oriente medio. Ahora, esto no quiere decir que el factor económico no tenga una injerencia, pero digamos que no es el  factor más determinante. Miremos un poco más allá y podremos ver un panorama que podría orientarnos en este fenómeno social al cual hemos llegado y aun no sabemos cómo enfrentar, tratando de encontrar una solución.

A los ninis, generalmente se los define por su  principal característica que es: la apatía  que sienten para hacer algo productivo por sus vidas. Realmente creo que esta definición nos puede ayudar para adentrarnos en el tema. Creo que podríamos tratar de encontrar cual es la motivación, el deseo más fuerte que mueve a nuestro mundo y tras del cual corremos día a día segundo a segundo, toda nuestra vida, tratando de alcanzarlo y vemos como la sociedad ha tratado de llenarlo y en base a esto hemos llegado a definir la meta por la cual luchamos todos.

Esto hoy lo definimos como paradigma. En cada etapa de nuestro desarrollo histórico, cada sociedad ha tratado de dar una satisfacción a este deseo y de cumplir socialmente e individualmente con él. Digamos que la motivación que mueve al hombre en términos más esenciales es el placer. Ahora este aparece ante nosotros en diferentes grados, digamos, según  el desarrollo de cada sociedad o de cada individuo.

Y así vemos  como nuestra sociedad se ha ido desarrollada según estos deseos. O sea, nuestras sociedades tribales luchaban y dedicaban cada día a suplir comida, sexo y familia. Luego de que logramos asegurarnos este nivel básico aparecen nuevos deseos, como prestigio y honor y de nuevo todos corremos a cumplir con la satisfacción de este nuevo estado y así vemos como aparecen  diferentes culturas y como algunas de ellas se han dedicado exclusivamente al hedonismo, como la Griega y la Romana y en una gran medida nosotros somos herederos fieles de estas culturas, agregándole el conocimiento y el desarrollo de la tecnología como algo anexo. O los japoneses, quítale a un japonés su orgullo, su prestigio y se hará un harakiri, se suicidara, le hemos robado su mundo. Así, tenemos la satisfacción de comida, sexo, familia, honor, prestigio, y conocimiento, todo esto tratando de alcanzar el mayor placer y huir del sufrimiento, tras una meta que se nos escapa entre los dedos: la felicidad. Al final de este camino de miles de años de desarrollo, nos miramos aterrados al espejo y vemos el rostro de nuestros jóvenes ya cansados, desilusionados y con una gran expresión de tristeza  dibujándose en sus labios.

Al fondo como telon, un gran letrero que dice: crisis mundial.   Y nos preguntamos: ¿qué paso? Crisis familiar, financiera, ecológica, religiosa, etc. Aquello que alguna vez nos vendieron como el “sueño americano”, para resumir en un eslogan lo que nuestra sociedad moderna nos vendió como el fin y el propósito de toda la existencia, hoy se derrumba ante nuestros ojos. Y todo lo que hemos construido en los últimos 100 años, en base a este sueño, nos llama a despertar. Hemos educado, por decirlo así, o mejor, les hemos lavado el cerebro con propaganda barata de este sueño, diciéndoles que esta baratija es el gran tesoro de su vida. Vive y trabaja para consumir y ser consumido por un sueño ilusorio. Su padre y su madre trabajan de sol a sol por un salario mísero, se endeudan a morir para pagar una casa, para que al final el banco que les vendió el sueño de pagarlo a 20 años, luego de 15 años de pagarlo y ya agotados no cumplen y les es expropiado y salen a vivir bajo un puente y además quedan con la deuda a su salvador: el banco. Para esto los educamos, para perpetuar un sistema utilitarista, les enseñamos a ser aves de rapiña. Aprende a sumar, restar y multiplicar para que seas el dueño del banco, que mas adelante expropiara la casa de su hermano. Y para esto les vaciamos los bolsillos a un padre y a una madre, para pagar una universidad que los dejara en ruinas, para que el gran científico, que vendido más tarde a una gran farmacéutica, para que  produzca los venenos que te van a matar, tratando de curar una enfermedad, que si existe, se las produjo el estrés, la depresión, tristeza y la desesperación.

O el gran ingeniero que más tarde trabajara para la gran compañía que desarrollara la última generación de armas de destrucción masiva, para usarla contra su vecino. O bien cuando mucho, ser un empleado medio, sin opinión, sin mayores deseos que ser el fiel y obediente sirviente de su superior, que derrama con ira su frustración sobre su subalterno, etc. O como simplemente vemos a estos jóvenes que no encuentran un cupo para entrar a los mal llamados centros de educación, que mas bien podríamos llamar centros de deformación, donde convierten a niños sanos en verdaderos monstruos de competición e utilitarismo y a esto le llamamos : ser un triunfador. O bien les llenamos la cabeza con los grandes artistas del cine y el espectáculo, los grandes triunfadores. Bellas, bellos, esbeltos, excéntricos, que marcan con sus comportamientos el ejemplo a seguir. Mira ves, el artista de tal película se divorcio, ves divorciarse es bueno, te lo dije. ¡Aquel otro es alcohólico, ves, es bueno ser alcohólico! ¡Seamos como las grandes estrellas! Y si todos son ricos y famosos, como podrían no ser dignos de ejemplo. ¿Pero te has preguntado es feliz?

Hablemos ahora un poco del trasfondo social de nuestro siglo XXI. Cuál es el panorama de lo que dijimos como telón de fondo. La crisis global. Supongamos que si, logramos que todos nuestros niños y jóvenes logren entrar en el sistema educativo. Bien. Maravilloso. Pero si miramos, digamos a Europa, cual es el panorama: España tiene jóvenes educados en universidades europeas, cierto, pero ¿cual es el nivel de desempleo hoy en día? 25%, esto significa 5´700.00o de desempleados y las posibilidades de que la cifra crezca es más factible  que decrezca. Y así la gran mayoría de Europa. ¿Cual es el panorama de los países árabes hoy en día, los dueños del petróleo, luego de lo que se ha llamado la primavera árabe? La ruina económica y social. ¿Los estados Unidos, “el sueño americano”? Vemos como el desempleo y los niveles de pobreza crecen de manera alarmante, y bueno esperemos luego de las elecciones presidenciales, a ver qué pasa y la realidad toque tierra. En fin, no se trata de simplemente mostrar un panorama desolador y desesperado, pero vemos que se nos muestra el fin de un proceso, de una etapa más de nuestra evolución. Pues en realidad la naturaleza seria injusta consigo misma si la finalidad  fuera simplemente llevarnos a esta parodia grotesca del siglo XXI, a la cual llamamos civilización.

¡Todo esto no quiere decir que no tengamos que educarnos! Que tengamos que dejar a nuestros niños, jóvenes y a nosotros mismos, como pequeños burros. ¡No es esto para nada ¡Creo en realidad que gran parte de nuestros problemas están basados en la falta de una verdadera educación, diseñada y creada para que realicemos el propósito de esta naturaleza sabia, que creó y diseño un mecanismo maravilloso llamado: hombre. Creo que es posible darle a nuestros jóvenes una educación que los prepare para ese gran reto que significa ser hombre, no simples títeres repitiendo los mismos errores y copiando los mismos esquemas de un modelo de desarrollo que nos demuestra que ya no funciona, que si bien funciono, como parte de un periodo más de desarrollo, ya se agoto y fracaso como paradigma social.

Podría decir que inclusive estos jóvenes que hoy en día denominamos como “ninis”, ya saben casi en sus células que no tiene sentido esforzarse, moverse en aras de un propósito que no los llevara a puerto seguro. Y no quiere decir que esto esté bien. Lo que quiero decir es que no son ellos los “culpables” de su situación, sino más bien, podríamos decir que nosotros como sociedad les hemos fallado. Que como educadores, como aquellos que deberíamos darle un propósito serio de existencia, hemos errado el rumbo. Nos hemos entretenido satisfaciendo nuestros placeres, mas allá de los límites naturales y no hemos sido capaces de mirar más allá de nuestro horizonte egoísta. Nos hemos perdido y no logramos ver las señales que la naturaleza misma nos ha dado y nos está dando a cada paso que damos, para que regresemos a la cordura. ¿Seremos capaces de ver el mensaje que estos “ninis” nos están dando? ¿Seremos capaces de ver la señal de alerta, cuando una parte de nuestro cuerpo social, nos dice que no tiene sentido moverse tras los cantos de sirenas que simplemente nos llevan al abismo?

En cuanto al nivel de profesionalización, el estudio indica que sólo 17% de los mexicanos de 25 a 64 años cuenta con una carrera profesional, mientras que el promedio de los países de la OCDE es de 31%.

No obstante, reconoce que existen avances, ya que en la actualidad un tercio de los jóvenes entre 18 y 24 años están en la universidad, 21% de los adultos entre 25 y 34 años completó una carrera profesional, lo que contrasta con el 11% de los que tienen entre 55 y 64 años que estudiaron hasta este nivel académico.

Al respecto, Pedro Lenin García de León advirtió que el incremento en la cobertura en educación superior es más lento en México comparado con el de otros países emergentes como Brasil.

Señaló que 92% del presupuesto a la educación en México es para el pago de salarios de los maestros, sin embargo aseguró que algunos países miembros de la organización como Korea, Chile y España también destinan grandes cantidades a este rubro porque usan esta acción como estrategia para mejorar la calidad de la educación en todos los niveles.

Recaudación eficiente, pide Narro

Para que el Estado provea una mayor inversión a “la ciencia y tecnología, innovación y desarrollo” es necesario que se revise la configuración de la Ley de Ingresos y se recauden impuestos de aquellos mexicanos que no cumplen con sus obligaciones fiscales, afirmó José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al término de la presentación del libro “2010: Reforma del Estado y Fortalecimiento de la Nación”, Narro comentó que es necesario un replanteamiento en el Presupuesto de Egresos y de la manera en que se invierten los recursos, ya que a través de la educación se pueden resolver los problemas de pobreza, desigualdad e ignorancia que hay en el país.

En entrevista, reiteró la necesidad de presupuestos multianuales para las instituciones de educación superior e indicó que el próximo presidente “tiene muchos retos: la parte de la justicia social, el nuevo modelo de desarrollo humano (…) que la economía y el modelo de desarrollo humano generen no sólo equilibrios fiscales sino que no promuevan desequilibrios sociales”.

Fuente: 24 Horas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *