Sin dinero para preservar las piedras

 

La crisis del euro no es la guerra del Peloponeso, pero con sus civilizadas huestes (ya sean hombres de negro o visionarios de blanco) amenaza el mundo tal y como fue. Puede que Europa se salve, pero no será la misma. Ni sus ciudadanos, ni su patrimonio.

Cuando no hay dinero para pensiones, resulta frívolo reivindicarlo para las piedras. Pero las piedras de Grecia también merecen un respeto: sobre ellas enraizó un sistema político de aspiración universal llamado democracia, sobre ellas se irguió cierta idea de Europa.

También ellas, las piedras, están amenazadas. Curiosamente las cunas de la historia y el arte occidentales son hoy países maltrechos y semihundidos por esa sucesión de crisis-recortes-crisis. Entre Grecia, Italia, España y Portugal suman 122 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (el 13% del total). Gloriosos pasados de ¿torcidos futuros como el del Coliseo romano?

Comentario:

 Los monumentos historicos aunque muy importantes, en estos momentos de crisis parecería algo secundario. 
Es necesario continuar nuestro proceso evolutivo para alcanzar el siguiente nivel y esforzarnos por lograr objetivos diferentes a los materiales.
Se debe de invertir en desarrollar un nuevo modelo educativo que nos oriente, que nos enseñe cómo debemos actuar en este mundo global, cómo afrontar la crisis y a partir de ahí elevarnos a un nivel de existencia superior.

Fuente: Presseurop

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *