Robopez que caza polución

 

Una flota de «predadores robóticos» de contaminación entraron en servicio el 23 de mayo en las costas de Gijón, España, en lo que es una prueba para determinar si unos robots pueden cazar agua contaminada. Se trata de unos peces mecatrónicos color amarillo que monitorearán aguas portales para corroborar constantemente la polución del lugar, haciéndoles más fácil a las autoridades el rastrear, en tiempo real, desechos ilícitos.

Los artefactos miden 1.5 metros de largo. Como otros peces robots que se han construido, este ejemplar tiene la movilidad de un pez, usando aletas para la propulsión y cambios de dirección a través de un disco. Y es que un diseño de esta morfología es más eficiente que un vehículo simple a base de propulsión, de acuerdo a especialistas del Consorcio SHOAL, la empresa pública-privada de Europa que desarrolló las máquinas.

Según Ian Dukes, miembro del consejo de SHOAL, esto se debe a que un propulsor puede engancharse en las algas o residuos, mientras que las aletas permiten un movimiento a través de aguas poco profundas. Los prototipos necesitan recargarse cada ochos horas. Pueden nadar independientemente y se pueden coordinar entre sí, trabajando en cardúmenes para rastrear contaminación y enviar información a la estación de la costa.

Incluso pueden proporcionar una topografía de sus ubicaciones, algo difícil de configurar en los robots.  El robopez podría ayudar a reducir los costos de reducción de contaminación de las costas y bahías, algo que según la BBC cuesta poco más de 2 mil millones de dólares al año en el mundo.

Comentario:

Hoy  en día el hombre lucha constantemente para arreglar los males que él mismo ha creado. Sin embargo, sabemos que la única solución es que todos nosotros tomemos consciencia que somos nosotros, los seres humanos, los únicos que hemos creado esta situación caótica y debemos cambia nuestra mentalidad, nuestro modelo de economía, de consumo, que solo nos ha dejado millones de personas sin vivienda, sin empleo, sin alimentos, sin una educación adecuada. Todo el resto son soluciones momentáneas.

La idea sería pensar, tan solo pensar, que somos responsables del bienestar de todos los seres humanos, como si fueran nuestros hermanos.  Por otra parte, podemos en la práctica, en nuestro propio entorno, pensar en formas de cuidar la naturaleza, por ejemplo, modificando un poco nuestro consumo. Comentar también con nuestros amigos en forma casual y amistosa que todos somos parte de un mismo sistema y en la medida en que aprendamos a cuidarlo, tendremos una vida mejor. Incluso con ellos podemos descubrir maneras de cuidar nuestro medio ambiente cercano.

Fuente: Muy Interesante

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *