Dos de cada 3 niños muy obesos ya tienen factores de riesgo cardiovascular

 

Dos de cada tres niños con obesidad severa ya tienen al menos un factor de riesgo para enfermedad cardiaca, según sugiere una investigación publicada en Archives of Disease in Childhood.La prevalencia y gravedad de la obesidad infantil ha ido en aumento en todo el mundo, pero pocas investigaciones se han llevado a cabo sobre los problemas de salud subyacentes que tienen los niños con graves problemas de peso.

Ahora, este trabajo ha analizado los datos proporcionados por los pediatras a la Unidad de Vigilancia Pediátrica de Holanda entre 2005 y 2007. Durante este período, los médicos que tratan todos los nuevos casos de obesidad severa en los niños con edades de 2 a 18 años en los Países Bajos se le solicitó que proporcionar información sobre los factores de riesgo cardiovascular de sus pacientes, incluyendo presión arterial alta, niveles de glucosa en la sangre y grasas de la sangre (lípidos).

Comentario:

Los norteamericanos son los líderes mundiales en obesidad, con aproximadamente dos tercios de la población con sobrepeso. Muchos factores son responsables: uno de ellos sería la dieta de comida rápida, frita, alta en ácidos grados pero también el tiempo que pasan frente al televisor.

Es evidente que se producen un gran número de alimentos de gran contenido calórico, pues la economía depende de una sociedad de consumo, por lo que el objetivo de los empresarios es colocar en el mercado cualquier cosa que les reporte beneficios aunque algunos de ellos promueven la obesidad.

Es indispensable capacitarnos para tener una economía familiar sana y pensar en proporcionar a nuestras familias alimentos que no perjudiquen su salud, así como inculcarles el hábito del deporte.

La definición de la obesidad grave se hacía a partir de un índice de masa corporal (IMC) de 20,5 para un niño de 2 años, de 31 de un niño de 12 años y de 35 para un joven de 18 años.

Durante los tres años de seguimiento, la mayoría de los pediatras presentaron sus resultados mensuales de todos los niños con obesidad severa que se trataban en la unidad de vigilancia; en total recabaron datos de 500 niños. En una segunda revisión más exhaustiva, se identificaron 307 niños con obesidad severa.

Los datos mostraron que la mitad (52%) de estos 307 niños eran varones. Los niños tienden a ser más severamente obesos en el extremo más joven del espectro de edad, al contrario que las niñas.

Datos alarmantes

Para los investigadores, los resultados son alarmantes: dos de cada tres niños (67%) tenían al menos un factor de riesgo cardiovascular. Más de la mitad (56%) tenía una presión arterial alta, y una proporción similar (54%) tenía niveles elevados colesterol «malo» de baja densidad, y uno de cada siete (14%) tenía cifras altas de glucosa en sangre en ayunas, y algo menos del 1 por ciento ya tenía diabetes tipo 2.

Es decir, casi dos tercios (62%) de los menores de 12 años tenían uno o más factores de riesgo cardiovascular. Sólo la obesidad de un niño es atribuible a los servicios médicos en lugar de factores de estilo de vida.

Los autores advierten que la prevalencia de la glucosa en ayunas en los niños es preocupante, teniendo en cuenta el aumento de la prevalencia mundial de diabetes tipo 2 en niños y adolescentes. «Del mismo modo también es alarmante la alta prevalencia de la hipertensión y los niveles anómalos de lípidos, que pueden dar lugar a la enfermedad cardiovascular en la edad adulta».

Como conclusión, aseguran que hacen falta, «con urgencia», criterios internacionales «para la definición de obesidad severa y directrices para la detección temprana y tratamiento de la obesidad grave».

Fuente: ABC

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *